domingo, 31 de marzo de 2013

De Vinilos y Otras Glorias DCLXXVII

No vamos a dejar lo que está bien porque va saliendo, de modo que continuamos meciéndonos en esos paisajes que nos traen desde Germania Música para soñar.


Emtidi (Emtidi) 1970


A veces puede resultar sorprendente lo que se puede llegar a conseguir con poco si el talento y la clase son parte integral de los artistas que se lanzan a crear Música, y quizás (sólo quizás) esa sensación la podríamos tener con Emtidi, un grupo de Folk Psycho acústico que con muy poco realizan una obra, su presentación en sociedad, de una belleza difícil de igualar.
Emtidi son un dúo de músicos que nos dejaron dos delicatessen en forma de discos, ésta es su primera obra, una maravilla del Folk más auténtico y puro, sonidos donde las cuerdas de las acústicas hacen vibrar cada centímetro de la piel, pero especialmente las voces, dos gargantas portentosas y con un registro bellísimo que en dos tonos van recitando las estrofas de una manera exquisita, pura seda.
Con reminiscencias de los cantautores legendarios y una manera muy especial de componer, es simplemente mágica la capacidad para cantar y expresar sentimientos acompañados por dos acústicas y en alguna ocasión aislada por una flauta que parece salir de la nada para llevarte a la eternidad.
Emociones, sentimientos, belleza y calidad nos ofrecen en cada una de las nueve piezas que jalonan el disco, nueve preciosidades que son como un "Paseo Por Los Sueños", algo íntimo, particular, parte del alma de cada uno, un susurro en la noche, donde el silencio parece que se hace parte de la propia Música para mantener ese misticismo que las voces y las cuerdas de acero consiguen.
No hace falta mucho más, salvo algún alarde de solos acústicos jugando con las cuerdas, como en "Space Age" y más de lo mismo en ese recorrido por los temas de la mano de dos voces exquisitas y un talento excepcional.
Maik Hirschfeldt en las guitarras de 7 y 12 cuerdas, flauta y voz. Dolly Holmes en las guitarras de 6 cuerdas, bousouki, kazoo y voz.
En ocasiones la exquisitez se demuestra en esos eternos recorridos por el paseo de los sonidos, intrincados, complejos, maravillosamente a contracorriente, y en otras la voz y las emociones se dejan caer en pequeñas dosis de seda que llenan los sentidos, creo que Emtidi es uno de esos momentos en los que te sientes envuelto por la magia y hay que aprovecharlo para que te penetre en la piel.

1:  Lookin' for people;  Shadow on your face;  Long long journey;  No turn back;  Space age
2:  Let the joint go 'round;  Yvonne's dream;  Birds on a graveyard;  Flutepiece

De Vinilos y Otras Glorias DCLXXVI

No nos desviamos de nuestro destino, en el país de los teutones, aunque cambiamos de estilo siempre dentro de esa corriente que los aunaba a todos.


Parzival (Barock) 1973


Otro de los mitos del Krautrock alemán, este dentro de un Folk Rock Prog. y con un sentido muy especial de la Música. Parzival nos lleva de la mano por lejanas épocas, aires de medievo y tierras encantadas en sus composiciones, siempre jugando con esa idea de aunar lo histórico con lo actual.
Un grupo sugerente, original y con una propuesta novedosa y elegante, lástima lo efímero de su paso por la Música, que en esta su segunda obra "Barock" ya se asienta con la idea que quiere transmitir.
Al margen de los instrumentos típicos del Rock, esas guitarras eléctricas, bajo y batería que suenan a gloria, la Música del grupo exige de otros que consiguen hacer rememorar esos épicos episodios de siglos pasados, y así toman el mando en muchas composiciones violines que nos sumergen en sonidos de sueños y dulces celebraciones, flautas, cello, pianos y órganos sonando como antaño y voces que se empeñan en parecer trovadores contando historias de héroes y doncellas, todo ello dentro de composiciones bellísimas con un ritmo trepidante o suaves baladas que estremecen.
El violín chirría y se te mete en las entrañas o acaricia suave la piel, en ocasiones en las mismas canciones que cambian de manera brutal como buenas composiciones del Prog. más puro, mientras que la sección rítmica marca los pasos para llevarnos a ritmo y los arreglos orquestales nos enseñan dónde estamos. 
Ocho temas de muy diversa factura dentro de la propuesta de Folk atrevido, histórico, con momentos corales y melodías ligeras como "Stories" o "Frank Supper" a complejos temas de continuos cambios y variaciones instrumentales como "Black Train" o esa preciosidad llamada "Scarlet Horses", todos ellos perfectamente ejecutados por los seis miembros del grupo que demuestran su virtuosismo en los instrumentos, llenando de riqueza musical los temas, sin fisuras, algo tremendo.
Un disco para escuchar algo diferente, una manera de entender la Música de manera emocionante y con los sentidos a flor de piel, intemporal y fuera de cualquier dogma, como debe ser, como siempre debería ser.
Walter Quintus en el violín, piano y órgano. Lothar Siems, guitarra y voz. Thomas Olivier, batería y voz. Walter Von Seydlitz cello. Matthias Müller flauta, piano y órgano. Harald Koniezko bajo y voz.

Side 1:  Stories;  Black train;  Mrs. Virgin;  Franz Supper
Side 2:  Scarlet Horses;  It's a Pity;  Throught;  Paradise



De Vinilos y Otras Glorias DCLXXV

Vamos a darnos un paseo por ese país que siempre crea algo especial y además se cree algo especial (esto ya es discutible pero para gustos los colores) con unas cuantas bandas que hicieron posible eso que se llamó...


Epitaph (Epitaph) 1971


... Krautrock, y con él una manera de entender la Música que llevaba el personalísimo sello de los grupos teutones del período que crearon auténticas delicias en muchos estilos, aunque se englobaran dentro de esa manera tan suya de ver los sonidos.
Epitaph nos enseña esos momentos de Hard elegante y fino a base de guitarras maravillosamente enloquecidas o serenas según el caso, un concepto de Música con base en los grandes del estilo, a base de composiciones enormes, eternas, donde la recreación de las partes instrumentales parece no tener final.
En su álbum debut, quizás el mejor trabajo del grupo, nos ofrecen una hemorragia de guitarras como dueñas y señoras de las composiciones, dobles punteos y riff a cargo del dueto de las seis cuerdas perfectamente apoyadas por una sección rítmica poderosa y potente. En ocasiones algunos pasajes de teclados sirven para envolver las melodías de los temas más tranquilos y suaves, como esos instantes que nos dejan en la preciosa "Visions", con un envoltorio que recuerda a orquestaciones de otros mundos. A destacar los conjuntos corales a cargo de los cuatro miembros del grupo, en perfecta armonía y muy bien conseguidos.
Temas muy elegantes, sin estridencias ni golpes secos y pesados, punteos limpios y continuados que pueden alargarse hasta el infinito, con una capacidad creativa enorme, jugando siempre a dos bandas sin ningún pudor a la hora de ir entrando una u otra guitarra mientras esa batería marca los ritmos sin pausa y el bajo realiza su trabajo al margen del grupo pero sin desviarse un ápice de lo que está sonando (el trabajo como solistas de ambos en "Hopelessly" es tremendo, pura energía y con mucho poder)
Cliff Jackson y Klaus Walz se encargan de las guitarras, dos malabaristas de las seis cuerdas, solistas que suenan como uno cuando se enzarzan en los dobles solos que parecen sonar como riff, consiguiendo una belleza realmente sorprendente en temas de puro Hard.
Bernd Kolbe ataca el bajo y se encarga del mellotrón y Jim McGillvray de la batería, una base rítmica contundente, técnica y muy efectiva.
"Epitaph" es un disco de Hard elegante, composiciones increíbles muy elaboradas y que son interpretadas de manera excepcional por los músicos dando una sensación de sencillez donde realmente no la hay.
Un gran disco de Hard de uno de los iconos del Krautrock de siempre, cinco temazos para disfrutar de la elegancia de una Música eterna.

Seite 1:  Moving to the country;  Visions;  Hopelessly
Seite 2:  Little Maggie;  Early Morning


Música




62.911

Deseos


Te quiero en este rincón, en este lugar en que solos tú y yo tejemos las caricias que fluyen de los sueños.
¿Cómo deseo tus besos esta vez? con la intensidad que sabes transmitirme, con la pasión que estremeces mi cuerpo, porque tienes la capacidad de hacer sentir y de sentir sin más que la complicidad, eso te hace especial.
Te quiero mía una vez más en este lugar, deja que tu boca se exprese sobre mi cuerpo, la espero con ansia...

Niebla



Mientras la niebla va envolviéndome con su manto y me transformo en una más de las criaturas de la noche, pienso que me gustaría escribir una canción pero no parece que se me ocurra nada, porque no parece que pueda encontrar la inspiración ni la fuerza con la que me encontraba cuando dos ojos me miraban con dulzura pidiéndome que los salvara de la desesperación y el delirio. Sí, es cierto que me gustaría escribir, plasmar en un papel las ideas de una locura que me posee desde hace demasiado tiempo, para que luego pudiera gritar al silencio todo lo que brota de mi cerebro, para que mi garganta pudiera quebrarse mientras mis entrañas se encienden por la impotencia de un final feliz, de una solución honesta. Una música grabada en mi cerebro desde hace ¿siglos? comienza a formarse, me lleva, me anima a seguir el ritmo, y las palabras comienzan a materializarse, pero no puedo escribir, nada puede permanecer si es producto de algún momento de lujuria, y la melodía, ahora atronadora, me lleva a gritar y a aullar hacia las estrellas mientras todo ser a mi alrededor escapa por las sombras escondiéndose de mí.

La paz de mi espíritu es algo imposible, pero quizás lo que escriba o lo que traduzca en melodía hagan caer a alguien en la cuenta de que todo es como lo creamos, nada nos lo crea, porque nuestra mente y nuestro espíritu están fuera del alcance de lo simple, las normas, lo humano. La ambición se apoderó de nosotros, y nos llevó demasiado lejos, para otros sin embargo, el conservadurismo les llevó al hastío, y no lo soportaron; toda mi vida ha estado jalonada de cadáveres colgando de los árboles, pero he descubierto que huir no te asegura una muerte plácida. Me he sentado a orillas de los ríos recordando los buenos tiempos, y he tenido la sensación de ser arrastrado por la corriente,  pero también he caminado horas y días enteros, y parecía que no llegaba a ninguna parte. Al final las cosas sencillas son las que me han dado “algo” para poder creer, porque el tiempo que precisaba para ellas podía quitármelo del resto de mi vida aunque quedara hecho jirones y quemara etapas sin darme cuenta.

Bajo la noche turbadora, cuando todas las estrellas brillan con fuerza, pedía un abrazo para sentir el calor, y pedía que  no me dejaran. Bajo la noche turbadora podía moverme a través del firmamento, y moviéndome atrapaba mi propio ser, pero no quería más que contemplar la inmensidad de lo que me rodeaba, por eso pedía un abrazo, para poder mantenerme unido a alguien y no escapar a través de las estrellas.

sábado, 30 de marzo de 2013

Surcos del Siglo XXI - 52

Otra demostración a cargo de un grupo que no cree en los encasillamientos ni en lo que se debe hacer por aquello de encontrarnos viajando en pleno siglo XXI, y nos alegramos de que sea así.


Earthling Society (Zodiak) 2012


Un grupo modélico que a lo largo de su trayectoria, y ya van unos cuantos álbumes de buena Música, no se ha alejado ni un ápice de lo que cree que es la Música que debe hacer, a pesar de no encontrarse inmerso en la época en la cual el Psycho Prog. Espacial era una maravillosa manera de entender los sonidos cuando grandes como Hawkwind y compañía nos alegraban los instantes eternos de sus melodías, esas inmensas sesiones de sonidos sin final que parecían un encadenamiento tras otro de temas absolutamente sacados de cualquier parte del espacio exterior.
Earthling Society cree en esa Música y la crea de nuevo, en pleno siglo XXI con una clase y calidad que asusta, tomando como base las enseñanzas de los grandes de los setenta y añadiendo esa dosis de talento que les sobra por los cuatro costados.
Esta nueva obra, "Zodiak" es otro paseo por los sueños y la imaginación, no sé si en algún momento se plantearon parar para detener el tiempo en la grabación, porque la sensación es de un inmenso caudal de sonidos que parece no acabar nunca y que por algún motivo de pronto se detiene (porque debía ser así y ya está)
La capacidad de improvisación en pleno éxtasis cósmico parece infinita, los teclados sin final y sobre todo la guitarra, ya sea usada con efectos o de manera natural en esos solos que no se terminan nunca, jams eternas en una manera de entender la Música que me vuelve loco, sin necesidad de plantearse nada que no sea esperar lo que viene por el tiempo que sea, sin límite alguno.
Tres temas nos dejan en este trabajo, la cara A, inmensa, monumental, poliédrica, se la lleva el tema homónimo; "Zodiak" es una aventura esplendorosa, 25'15'' de locura espacial en un viaje fascinante hacia el centro de los sentidos, con esas seis cuerdas que no acaban nunca, sean lanzadas al vacío en una furiosa pugna con los teclados, sean detenidas en los espacios que el tema deja para la calma y la pausa del viaje. Acompañada de unos teclados que crean el ambiente perfecto, la base rítmica que empuja hasta la extenuación y la increíble capacidad para improvisar de todo el conjunto.
En la cara B un instrumental ajustado para que tomemos conciencia de la Música, "Silver Phase" da lugar a otra orgía sensorial de más de 21' llamada "The Astral Traveller" donde todo es posible, desde los comienzos cadenciosos de riff guitarreros hasta las galopadas inmensas.
Un disco fascinante para quien creemos y amamos la Música y este tipo de viajes, una experiencia casi mística que me enloquece y agradezco hasta la saciedad, porque no puede uno dejar de sentir y eso es maravilloso.
Fred Laird, Jon Blacow, Kim Allen

Surcos del Siglo XXI - 51

Seguimos creyendo en lo infinito de los sonidos, por eso nos vamos a buscar, en un viaje sin final, esos que nos colman sea cual sea el lugar del universo donde se encuentren.


Don Juan Matus (Don Juan Matus) 2007


Cuando no se tiene la concepción de que la Música es por ella misma y no por lo que nos dan y quien lo haga, puede sorprender que ciertas propuestas surjan de lo más profundo de lugares casi perdidos para estas cuestiones, pero si realmente creemos en el talento y lo que conlleva, sea cual sea el sello que se le quiera poner, la sorpresa es mucho más relativa o simplemente no existe.
Desde Perú, con una carga de auténtico Rock Duro en sus mentes se nos presenta este grupo que hace del Hard Prog. su seña de identidad, una poderosa sensación que nos sumerge en las profundidades de esa Música visceral y hecha con las entrañas para apoderarse de nuestros sentidos.
En formato de Power Trío poderosísimo, la descarga de Música no tiene pausa, con una manera brutal de atacar los temas que recuerdan a grupos míticos de los setenta, oscuros, muy Dark en ocasiones, pero salvajes en todos los momentos y con una calidad absolutamente ¿sorprendente? no tanto, si sabemos que hay talento y estos tres chicos lo utilizan divinamente.
Una Música que no descarta ninguna opción, como la inmensa y sublime jam titulada "Círculo De Sueños", una exhibición que ocupa toda la cara A y que nos deja un sabor de obra compleja y sin fisuras, perfectamente concebida y mejor interpretada, con continuos cambios de ritmo que nos lleva a cabalgadas sin pausa a ritmo de sección rítmica desmadrada o momentos de tensión pausados buscando el instante con esas guitarras graves y duras, esos aires tenebrosos y escalofriantes, verdaderos momentos de delirios en una orgía de casi veinte minutos sin tregua.
En ese alarde de creatividad la cara B nos ofrece un paseo por temas que nos sumergen en suaves sensaciones con acústicas que te abrazan, misteriosos sonidos de teclados que florecen (la belleza de "Matorral" es simplemente mágica) hasta temas que rompen el silencio con una energía salvaje y demoledora, en plena rabia de un Rock poderoso que no deja nada en pie.
Joaquín Cuadra en la batería rompiendo todo lo que se cruza en su camino salvo los momentos de languidez exquisita.
Manolo Garfias en el bajo, guitarra eléctrica y acústica.
Richard Nossar en las guitarras, eléctricas y acústicas, teclados y voz.
Un disco realmente tremendo, puro Hard Prog. del bueno, inquietante en ocasiones y suave y delicado en otras, una sensación de Música de calidad con un toque propio de sus orígenes, algo a tener en cuenta para que no todo nos suene igual.

side one:  Círculo de sueños
sode two:  Matorral;  Polaris;  Superzarza;  Ciervo;  Vórtice Espiral;  Los ojos de Vermargar


Surcos del Siglo XXI - 50

Una propuesta que sorprende en pleno siglo XXI, para que veamos que siempre hay músicos dispuestos a todo cuando los sonidos están de por medio.


Nudity (The Nightfeeders) 2007


Impresionante, simplemente así se podría comenzar y terminar esta entrada y no decir nada más (y comienzo a planteármelo visto lo visto y lo que sugiere lo que por aquí comentamos...) sobre este trabajo del grupo Nudity, que venidos de los USA nos traen una propuesta de puro Prog. Rock Espacial del mejor en uso, a pesar de los años, las décadas, todo aquello que se dice sobre lo que fue y nunca más será.
En una exhibición de ideas y magia sobre nos presentan un disco conceptual que contiene un sólo tema "The Nightfeeders" y que en un alarde de creatividad, originalidad y por supuesto de interpretación nos lleva a un viaje alucinante en la mejor tradición de ese movimiento de Prog. Espacial que se escapaba a las estrellas.
Teclados inmensos cubriendo todo el espacio, guitarras furibundas sin apenas pausa en los solos y desvaríos maravillosos que punteo tras punteo no cesan de hacernos imaginar lo que ellas quieren, una base rítmica que acentúa ese concepto de maravilloso recorrido por la nada, y todo ello junto dando lugar a un impensable pero único sueño a través de los sonidos con unos músicos lanzados a dejarnos muy lejos de todo lo terrenal.
"The Nightfeeders" se convierte en una experiencia sensorial abrumadora, donde la mente puede ejercer de anfitriona ante lo que le llega, quizás los momentos vocales son los que menos me dicen, y en ocasiones pienso que la propia experiencia musical sería suficiente, pero aislando los breves instantes en los cuales las voces a modo de gritos y ansias nos atacan (siendo esto una opinión absolutamente personal del que suscribe y respetable por parte de que lo hagan los creadores) todo es como un gran shock que te lleva, porque realmente nunca ves el final.
Las dos caras del disco son el desarrollo del propio tema "The Nightfeeders", 21'30'' la cara A y una continuación en la cara B de 21'40'' que el propio grupo indica como "Concentrix Mix" pero que sigue ese viaje a través de los sueños, con unas acústicas y una percusión desconocidas, quizás un poco más pausado, quizás un poco más calmo, quizás buscando que la mente vuelva a ser la protagonista al escucharlo.
Una experiencia realmente bella, maravillosa y muy recomendable para encontrar esas maneras que parecen ahora asustan pero que a nosotros nos lleva, lo inmenso e infinito de la Música sin pausa, sin final y su poder hipnótico para hacernos suyo.  


viernes, 29 de marzo de 2013

Surcos del Siglo XXI - 49

Un grupo de esas tierras que no dejan de sacar especies en vías de extinción para deleitarnos con una Música que se creía perdida.


Anekdoten (Nucleus) 1995


De las tierras del norte de Europa, más concretamente de Suecia, nos llega este grupo que si bien por su producción no se puede decir que se prodigue mucho, son cinco discos en el período que va desde el 93 al 07, lo que hacen lo realizan de una manera elegante, con clase y mucho talento.
Este que traemos aquí es su segundo trabajo, "Nucleus" y como en toda su trayectoria, se trata de un Rock Prog. que intenta deslizarse por los caminos de esos grandes monstruos de los setenta que dejaron su huella en la historia de la Música, un concepto emocional de los sonidos en la mejor tradición de esa década gloriosa.
Temas extensos donde el grupo demuestra sus habilidades sobre todo en el uso de los teclados, especialmente ese sonido de mellotrón clásico, que confiere a su Música un sello especial en las composiciones, momentos para el lucimiento de los músicos. Las guitarras, sonando en un tono bajo y esos arreglos de cuerdas dan como resultado una mezcla perfecta de Música clásica que se entiende por el uso de violines, cello, clavinet... con el de los instrumentos clásicos del Rock, en temas que se encuentran en constante movimiento, idas y venidas, constantes cambios de ritmo.
Una Música emocional y dura al mismo tiempo, en instantes la banda rompe con el espacio y ataca los sentidos en clave casi de Hard, un impacto sonoro que nos devuelve a nuestro lugar cuando se modera con esos cambios drásticos en un viaje realmente alucinante, sin nada a lo que agarrarse (mejor, así tenemos el viaje de ida seguro, la vuelta... ya se verá)
Tremendas andanadas en composiciones complejas, como esa alegoría maravillosa de 9'58'' titulada "Book Of Hours" una manera excepcional de entender el Prog a día de hoy, o la brutal "This Far From The Sky" simplemente mágica.
"Nucleus" es un disco para perderse, puedes sentir muchas cosas menos indiferencia, una manera  de penetrar en tu mente y tus sentidos para que crees tu propio viaje, el cómo y el lugar es cosa tuya, porque es fácil elevarse con esos momentos de absoluta entrega musical que nos ofrecen.
Nicklas Berg guitarras, piano, clavinet, mellotron, voz. Jan Erik Liljestron bajo y voz. Anita Soft Dalilberg cello, mellotron y voz. Peter Nordins percusión.

Side A:  Nucleus;  Harvest;  Book of Hours
Side B:  Raft;  Rubankh;  Here;  This Far From The Sky;  In Freedom

jueves, 28 de marzo de 2013

Satori Part II


Algo Más...


"Sentí tu presencia y me sentí, somos uno más allá de las palabras..."
 Más allá, en ese mundo en el cual las ideas toman forma de caricias y el deseo se vuelve un roce constante de mi piel en tu piel.
Tú saboreas tu alma, yo saboreo el instante en que con una palabra toco tu interior y te siento...
Es una sensación, un sentimiento, es algo más que saber en cada instante dónde me encuentro, la unión entre lo que me lleva y lo que soy, por encima de todas las cosas.
Mi Música y mi alma, una manera de hacer el amor que me apasiona.

Mediocridad


Mediocridad.

1. f. Cualidad de mediocre.


Mediocre.

1. adj. De calidad media.
2. adj. De poco mérito, tirando a malo.


Sinónimos de Mediocridad

Insuficiencia, pequeñez, vulgaridad, insignificancia, mezquindad, imperfección. 



Surcos del Siglo XXI - 48

Una pequeña delicatessen, o lo que es igual, algo que no suele ser lo que se estila, porque está demasiado fuera del alcance de... 


Josephine Foster And The Supposed (All The Leaves Are Gone) 2004


Cuando se tiene clase, talento y unas dotes naturales para la Música, lo único que falta es ponerse a ello y hacerlo bien, como el caso de Josephine Foster, una cantante americana de Acid Folk que con una voz portentosa y excepcional se embarca en la aventura que traemos a este "Paseo Por Los Sueños". 
Maravilloso disco en la mejor tradición del Folk Psycho, ácido y ecléctico, una maravillosa visión de la Música que surge desde lo íntimo y personal y se convierte en sonidos que son pura seda, una caricia en la piel y un canto a la belleza.
La maravillosa y particular voz de Josephine va modulando como quiere y le da la gana las estrofas que son pura poesía, palabras que dan lugar a la Música por sonidos instrumentales, ya que la propia voz es Música, un instrumento maravilloso, espectacular, excepcional y único que nos mete en sus creaciones atrapándonos a una vorágine de sensaciones provocadas desde lo más profundo de eso que se llaman sentimientos.
Desde aquí, los instrumentos se enmarcan en el puro Folk trabajado de una manera excepcional, composiciones finísimas y elegantes, las acústicas y eléctricas buscando su espacio, canciones que van y vienen a través de los sueños, sonidos casi imperceptibles para unirse a la mente y a una piel que debe esperar lo que le llegue, todo esto aderezado con unos arreglos de pura clase y una interpretación por parte de los músicos sublime.
Josephine Foster nos regala su voz, que es una pieza de museo para admirar y degustar, junto con la guitarra clásica y la percusión. Junto a ella dos músicos que entienden a la perfección esa Música elegante y compleja que crea la artista y dan el apoyo para que todo sea pura magia, Brian Goodman en las guitarras eléctricas y acústicas, bajo y voces y Rusty Peterson en la batería.
Una belleza de sonidos, de magia hecha Música este "All The Leaves Are Gone" y sus 43'17'' que divididos en las doce creaciones nos empapan con la seda de lo que nos llega.
Si aún crees en los sueños, este disco es uno de ellos, para adentrarse en él y no salir nunca del mismo, dejarse atrapar en este universo de intimidad que cada uno puede hacer suyo y viajar por espacios sólo reservados a quienes pueden apreciarlo, porque está fuera del alcance de eso que nos quieren vender.

SIDE ONE:  Well-heeled men;  The most loved one;  All the leaves are gone;  Nana;  Deathknell; Silly song
SIDE TWO:  Jailbird;  Worried and sorry;  Who will feel bitter at the days end?;  John ave. seen from the gray train;  Don't wait, Mary Jane;  A million dollars


Surcos del Siglo XXI - 47

Nos ponemos duros, como el diamante o alguno de esos cabezas cuadradas que les gusta que les den hasta las entrañas y nos preparamos para escuchar algo contundente.


The Great Escape (Escape From Reality) 2003


El debut de este trío alemán de Hard guitarrero no podía ser más contundente. Brutal, directo a las entrañas, este doble disco nos presenta un Power Trío con ganas de comerse todo lo que se le ponga por delante, con momentos de jams salvajes sin pausa y otros de temas más sosegados (por decirlo de alguna manera) donde la guitarra se erige como la dueña de la fiesta, desgarrada, salvaje, sin concesiones.
Para mantener durante todo el tiempo esa exhibición de las seis cuerdas la base rítmica lleva a cabo una tarea de destrucción de todo lo que se encuentra a su paso, con un bajo fantástico que no para de arañar las cuatro cuerdas y recorrer el mástil constantemente, al tiempo que la batería nos destroza las tripas a golpe de base y timbales.
Una Música poderosa, Hard al viejo estilo pero con las nuevas tendencias, riff exuberantes y solos sin final en los temas largos que jalonan todo el disco, desde las cabalgadas incesantes que te hielan la sangre en las venas, como ese delirio que es "King Of The Race" hasta los temas que se van montando en la misma sala de audición y que de la nada, con los juegos de arpegios y suaves caricias, se acaban en una fiesta de ensordecedor Hard ("Escape From reality" es una maravilla para despegarte el culo de donde estés, o esa burrada llamada "Where Ever You Are") pero si no estás contento tienes temas que te meten una cadencia de entrada y te abrasan en la salida, como "Sweet Melling Summer" simplemente descomunal.
A partir de aquí la propuesta no puede ser más sencilla y clara, pero difícil y rotunda a la vez, con los tres músicos entregados a ese Hard que te despelleja, la voz desgarrada, rota, en un grito constante de Uwe Lückert que se esfuerza por enviarnos sus mensajes, ayudado por su técnica a la guitarra, demoledora, tremenda, bestial. Matthias Vandeven en el bajo demuestra que no es un instrumento de acompañamiento, y sus solos continuos son para morirse, algo mágico. La batería de Steffen Weigand te patea el culo, pero ¡¡menuda gozada!! que te lo pateen así.
Once temas de poderío, dureza como el diamante arañando las entrañas, una losa que te cae encima y que te lleva lejos, donde sólo esta Música apasionante y visceral nos puede transportar, con su energía y su fiereza.
"Escape From Reality" es un disco para que te levantes de una patada, en el culo o donde tú desees, para que sigas creyendo que el Rock Duro, muy duro, aún es posible y de qué manera, porque hay tipos que creen en ello y lo hacen muy bien.

Escape-Side:  King of the race;  Escape from reality
Reality-Side:  Sweet melling summer;  Where ever you are;  Someone Knows;  Cosmic rider
Ride-Side:  Strange pictures;  Ride on;  If time
On-Side:  Experience;  Goodbye

Surcos del Siglo XXI - 46

Un grupo fascinante y emotivo, que como otros muchos no fue demasiado bien tratado por la suerte, y este disco es la demostración extrema de lo dicho.


Red House Painters (Old Ramon) 1998


Grabado entre el 97 y el 98, este "Old Ramon", un doble vinilo que nos regala 71'54'' de Música maravillosa y creativa es la obra póstuma de un grupo americano nacido en San Francisco que en sus diez años de carrera sin mucha suerte nos maravilló a algunos por sus creaciones, su manera de hacerlas llegar y sus sonidos.
El valor del disco es enorme porque no fue publicado hasta el año 2001, cuando el grupo ya no existía hacía tiempo y es una de las más tristes historias de discos o grabaciones perdidas, porque se trata de un puñado de canciones de Pop Rock realmente maravillosas y para disfrutar de una Música excepcional. Eso sí, en cualquier manual vendrá lo de música alternativa, Indie y demás etiquetas al uso, de modo que...
En plena disgregación de los Red House Painters el talento de su creador y alma Mark Kozelek aún seguía intacto y elaboró diez disparos directos al alma que son como un aullido a las estrellas, donde su voz nos lo va enseñando todo, desde los momentos más íntimos, casi espirituales de las baladas acústicas y emocionales hasta ese Rock descarnado con guitarras salidas de la nada y el acero encendido, pasando del Pop Rock más intenso al roce con ese Hard que destilan algunos temas.
La sensación de levitar que dejan los temas con las guitarras en arpegios infinitos, la voz susurrante, todo ello en eternas jams que parecen no acabar y que cuando lo hacen te dejan con una sensación de maravillosa posesión.
Un disco con temas muy bien concebidos, la interpretación de quienes saben lo que hacen y lo demuestran dejándonos una obra preciosa.
No se debió perder en su día y afortunadamente se puede disfrutar después, porque vibrar con temas como "Void" y sus 9'34'' de absoluta belleza o esos eléctricos momentos que nos proporcionan "Between Days" duros y secos en ocasiones, pasando por la excelencia de "River" y sus 11'21'' embriagadores, el amor de "Kavita", todo en conjunto es una maravilla de disco que si te atreves puede ser una experiencia maravillosa.
Anthony Koutsos, Jerry Vessel, Mark Kozelek, Phil Carney.

side a:  Wop-a-din-din;  Byrd joel;  Void
side b:  Between days;  Cruiser
side c:  Michigan;  River
side d:  Smokey; Golden; Kavita

Surcos del Siglo XXI - 45

Desde la ciudad que nunca duerme, con la clase y el talento de casi todo lo creado por allí nos visita un grupo al cual le tengo una especial predilección.


Luna (Penthouse) 1995


New York City, cuna de grandes, de improvisadas y eternas alegorías musicales, de ingenios e inventos sonoros que devienen en estilos, una ciudad que es capaz de construir y destruir mitos al mismo tiempo y con igual facilidad, desde allí lanzan al universo de las notas sus creaciones este maravilloso grupo de Pop Rock que recoge como nadie los legados de muchas cosas.
Tras dos primeros discos que a mi modo de ver no decían quienes eran en realidad, con esta tercera obra, su "Penthouse" aterrizan en el Olimpo de la Música que se hacía pensando ya en el siglo XXI y nos regalan un disco de excepcional calidad, cuidadas composiciones e interpretaciones intensas, un disco que se mueve sin esfuerzo por el Pop Rock más auténtico, en momentos muy underground, casi salido de la oscuridad de los sentimientos, pero en la mayoría de los temas con una energía absorbida por la intimidad que realmente emociona.
La voz de Dean Wareham a modo de trovador moderno y perdido en sus sueños nos va dirigiendo por los distintos temas con una delicadeza extraordinaria, uno casi puede creerse que te canta a ti, cuando casi recitando se mete en la piel con cada palabra.
Las guitarras a ritmo pausado, sin estridencias, gustándose en los riff sostenidos y esos solos que parecen marcar cada nota en tus sentidos, con una suavidad maravillosa y una cadencia que tú mismo vas creando.
Esa sección rítmica que se limita (casi nada) a dar cobertura a las guitarras, dejarlas hacer y a su vez haciendo ellos para que todo se convierta en una tremenda y genial montaña de sonidos ensoñadores, delicados, emocionantes.
Pocos teclados y usados en momentos sublimes, pero sobre todo lo que sostiene la obra y deja hacer son las excelsas composiciones, temas sin fisuras, perfectamente organizados, tanto los más íntimos, donde el grupo lo borda, como en esos que atacan los ritmos con mucha marcha (muy de la City todo ello) pero sin perder esa característica de clase que se nota.
En los temas de desarrollos más largos se dejan ir, momentos de libertad musical y capacidad de improvisación sin esfuerzo, todo ello envuelto en melodías abrumadoras y bellísimas.
"Penthouse" es un disco para llevar siempre en el alma, una Música para recrearse en ella, puro NYC enlatado con sus historias, su inframundo, su propio latido, y elaborado con mucha clase y talento.
Stanley Demeski batería y percusión. Sean Eden guitarras. Justin Harwood bajo. Dean Wareham guitarras y voz.

Side A:  Chinatown;  Sideshow by the seashore;  Moon palace;  Doble Feature;  23 minutes in Brussels
Side B:  Lost in space;  Rhythm king;  Kalamazoo;  Hedgehog;  Freakin' and peakin'

domingo, 24 de marzo de 2013

Non Posso...


Non posso smettere di sentirti,
sentirti tutto il giorno nel mio cuore,
cuore che batte ogni notte al allontanarti del nostro letto
letto di sogni ch'è freddo senza la tua immagine,
immagine che scompare come un giorno nuvoloso
nuvoloso è anche l'alba perchè non può offrirti niente,
niente di meggio c'è nella mia anima che non sia la tua memoria,
memoria che rimarrà nel corso degli anni,
anni vissuti accanto a te pieno di gioia,
gioia di saperti, di sentirti, gioia che oggi godermi non posso

If I Get Old


Surcos del Siglo XXI - 44

Dos monstruos sagrados de la cultura político-musical de la mano para recordar muchas cosas a quien pensaba que no se podía hacer, y en eso siguen (creo)


Billy Bragg & Wilco (Mermaid Avenue) 1998


Unidos por su amor a la Música, ideas políticas bastante cercanas (aunque el radicalismo de Billy Bragg no tenga mucha cabida en las ideas de un izquierdista americano) y su amor por un tipo de Música que ya creaba en su día el gran Woody Guthrie y las letras implicadas en los temas sociales, estos dos monstruos del Folk Rock (cada uno tirando para lo suyo) se unieron en una colaboración que ya va por su cuarta entrega, y que comenzó con este "Mermaid Avenue", idea concebida por la esposa de Guthrie y que toma el nombre de uno de sus temas más célebres.
"El disco que Woody Guthrie nunca terminó" o lo que es lo mismo, un tributo a la esencia y el talento del gran Folk Singer americano que influyó a tantos artistas en sus comienzos comprometidos y olvidado por otros tantos que llegaron al estrellato.
Bragg y Wilco se muestran fiel a sus principios y a los del Guthrie, reuniendo una serie de canciones maravillosas, extremadamente intimistas que interpretan con el alma y las entrañas, llegando un mensaje de sueño evocador por todo lo que fue, se perdió y no se volverá a conseguir nunca, aunque la Música nos deje siempre esa idea de que los sueños, a través de ella, pueden hacerse.
A partir de aquí el doble vinilo es una sucesión de quince temas que nos transportan a lo más profundo del alma, ya sean los temas más íntimos, donde la guitarra hace de coro con sus cuerdas a punto de romperse o los más instrumentales, en los cuales el ánimo se enciende un poco. Voces exquisitas de dos cantantes que lo llevan dentro, colaboración en la voz de Natalie Merchant que se sale y por los demás un gran disco de Folk Rock con todos los ingredientes para que el contraste entre el estilo musical de Bragg y Wilco haga que todo vaya a más y no a la inversa.
"Mermaid Avenue" es uno de esos discos que siempre sabes que te va a servir, momentos en los que necesitas saber, recordar, pensar que... estas canciones te llevan donde tú desees porque son eternas, por su contenido, lo que dicen y lo que enseñan, y si no es así... por eso va la cosa como va.
Una andanada de eso que más duele, la verdad y las palabras encadenadas para que los muertos despierten, especialmente los muertos en vida, pero sobre todo una andanada de Música preciosa para que no decaiga, por si acaso.
Billy Bragg voz, guitarra, bouzouki, national guitar, banjo. Wilco voz, guitarra, armónica. Natalie Merchant voz. Jay Bennett piano, voz, Hammond, teclados. Corey Harris guitarra, voz. Kem Coomer batería y voz. John Stirratt bajo y voz. Bob Egan pedal steel, guitarra steel. Eliza Carthy violín.

SIDE 1:  Walt whitman's niece;  California stars;  Way over yonder in the minor key
SIDE 2:  Birds and ships;  Hoodoo voodoo;  She came along to me;  At my window sad and lonely
SIDE 3:  Ingrid Bergman;  Christ for president;  I guess I planted;  One by one
SIDE 4:  Eisler on the go;  Hesitating beauty;  Another man's done gone;  The unwelcome guest




Surcos del Siglo XXI - 43

Recordamos uno de esos grupos que dejaron su impronta cuando se encontraban en la mejor parte de su carrera y que además marcaron época.


The Smashing Pumpkins (Mellon Collie And The Infinite Sadness) 1995


Cuando a los popes de la cultura (los que se lo creen, obviamente) les da por las etiquetas, no hay quien les pare y rallan el absurdo. No son iguales distintos estilos que a lo largo de los tiempos nos han hecho llegar los sonidos como los conocemos, pero de ahí a identificar todo con una pegatina para vender... eso es basura.
The Smashing Pumpkins fueron durante una década abanderados de un tipo de etiqueta llamada "Música alternativa" o "Indie". para el que suscribe fueron la evolución lógica de unos estilos que tras la maravillosa década setentera y la caída en picado en los ochenta del Rock buscó otros caminos acorde a los tiempos, y en el caso que nos ocupa los encontraron de maravilla.
Rock maravillosamente bien concebido, con creaciones brillantes y una capacidad interpretativa realmente tremenda gracias al talento y genio (de esto sí que hay en todas las épocas, eras y estilos) de Billy Corgan, un músico excepcional y único que creó un universo de sonidos realmente exquisito y sublime.
Dentro de la producción del grupo este "Mellon Collie And The Infinite Sadness" se lleva la palma, un álbum triple que en sus 121'50'' nos deja una joya de proporciones realmente increíbles, un disco intemporal y bello, por encima de modas, ideas y creencias, Música en estado puro en 30 canciones que son una pura orgía sensorial.
Concebido como una obra conceptual, en el cual las canciones parecen estar sueltas a su libre albedrío, a lo largo de la escucha se van uniendo como una historia completa que nos lleva a un recorrido por el ciclo de la vida y la muerte. La propia denominación de las distintas caras del disco dan esta guía para el recorrido que se propone.
Las canciones dan una sensación de oscuridad que se aumenta con el tono bajo de las guitarras, parte fundamental del álbum, un canto a las seis cuerdas y la ayuda de orquestaciones y arreglos perfectos que hacen de la obra una especie de ópera que se va transformando a lo largo del viaje.
El grupo en un estado de forma magnífico, su obra cumbre, el talento de Corgan que parecía no tener límites, temas compuestos con una habilidad tremenda y la interpretación de los mismos es apabullante. La voz de Corgan en solitario nos lleva como un susurro cuando no grita al mundo sus desdichas, los coros de los miembros del grupo parecen arroparle en ese sufrimiento o en la intimidad de los temas calmados, y cuando toman la voz solista en según qué canciones llegan donde quieren.
Arreglos de cuerdas excepcionales, temazos íntimos para soñar, duros para rasgar el alma... todo en una obra tremenda de Música excelsa, bellísima, una joya.
La presentación del álbum una obra de arte para demostrar de qué va lo que hay dentro, y a fe que se consigue.
Billy Corgan guitarras, voz, piano, arreglos y producción. James Iha guitarra, voz, arreglos. D'Arcy Wretzky bajo y voz. Jimmy Chamberlin batería y voz.

Dawn:  Mellon Collie and the infinite sadness;  Tonight, Tonight;  Thirty-Three;  In the arms of sleep;  Take me down
Tea Time:  Jellybelly;  Bodies;  To forgive;  Here Is no why;  porcelina of the vast oceans
Dusk:  Bullet with butterfly wings;  Thru the eyes of Ruby;  Muzzle;  Galapogos;  Tales of a scorched Earth
Twilight:  1979;  Beautiful;  Cupid de Locke;  By starlight;  We only come out at night
Midnight:  Where boys fear to tread;  Zero;  An ode to no one;  Love;  X.Y.U.
Starlight:  Stumbleine;  lily;  Tonite reprise;  Farewell and goodnight;  Infinite sadness







sábado, 23 de marzo de 2013

Surcos del Siglo XXI - 42

Un paseo de nuevo por esa zona que nos está comenzando a entusiasmar más de la cuenta, en este caso con más talento unidos en una idea.


Dragontears (2000 Micrograms From Home) 2007


En Escandinavia no sólo se crean grupos que ofrecen obras de indudable valor, además entre ellos crean a su vez grupos que no desmerecen de su raíces y a mayores ofrecen aspectos que los músicos no desarrollan en sus propios grupos.
De esa inquietud de músicos, en este caso daneses, surgió Dragontears, un experimento afortunado en lo musical creado por miembros de Baby Woodrose y On Trial, que aquí nos ofrecen una maravillosa demostración de Space Psycho con temas preciosos y de una calidad alucinante.
La voz como en súplica durante todo el vinilo, un canto a las guitarras que bien en arpegios, riff o pasadas descaradamente por efectos nos sumergen en un universo espacial como un viaje, apoyadas de manera excepcional por los teclados que resuelven esos instantes con una recreación de un espacio más allá de la propia realidad.
Música exquisita en temas que parecen ir unidos entre sí unos a otros sin pausa ninguna dando esa sensación de levitar durante todo el trayecto, una sensación increíble de ruptura en cada pieza que nunca ocurre pero que te mantiene expectante continuamente.
Las guitarras toman el mando, en ningún momento dejan de ser protagonistas, mientras que los ritmos cadenciosos y tranquilos marcados por batería y bajo simplemente acompañan de manera fiable a lo que las cuerdas de acero y teclados van enseñando.
No se puede dejar de comentar el valor tremendo de la voz de Lorenzo Woodrose, un tono que adormece y guía en cierta manera la Música, como si fuese la señal marcada para que todo se ponga en funcionamiento.
Seis temazos que son un viaje en estado puro, nada se para, comenzando por esa maravilla titulada "Microdot" que ya va dejando claro lo que el disco va a ofrecer y por qué caminos se va a mover, piezas en continúo desarrollo, porque todo puede cambiar en cualquier momento, llegando al cénit con esa joya en forma de jam bestial de 17'53'' "The Doors Of Prescription", que es una demostración de Psycho como pocas veces se ha visto, en la cual ese reino de las guitarras se magnifica, la voz sublime y los efectos rayan la locura más maravillosa.
Un disco tremendo de una Música especial, muy especial, mental, emotiva, puro sentimiento escondido en lo más profundo de las notas para que lo saques, porque aún es posible y hoy hay gente que cree que musicalmente puede hacerse.
Lorenzo Woodrose guitarra, voz, órgano y percusión. The Moody Guru bajo, guitarra, voz. Fuzz Daddy batería y órgano. The Hobbit guitarra y efectos. Aron guitarras, voz y efectos. Ralph A. Rjeily banjo y alucinaciones de audio.

Side 1:  Microdot;  Bordeline;  Hobbitten's drom;  Doubtstains
Side 2:  The Doors Of Prescription;  Heliodrone

Surcos del Siglo XXI - 41

Un lugar donde nace el Sol y los días pasan más rápido que en otros (sobre todo si no eres de allí) y que de vez en cuando escupe al mundo gotas de sonidos para que tu alma se rompa.


Eternal Elysium (Within The Triad) 2009


Para muchos de los que me conocen (tres y un cuarto siendo generoso) la sorpresa al encontrarse con esta joya de la Música extrema traída al Blog por el que suscribe puede ser mayúscula, pero realmente cuando me muevo por esos senderos que arrancan jirones a las entrañas no suelo tener límites, eso sí, salvo en ocasiones como esta los reservo para "mis momentos".
Y dicho esto, que no le importa a nadie pero que lo suelto porque el que se lo curra aquí soy yo, vamos al disco, un doble vinilo venido de Japón del Hard Rock más extremo, o como dicen esos que le ponen nombrecitos y etiquetas a todo, un grupo de Doom Metal, aunque yo añadiría un grupazo de Música brutal.
Trío nipón del corte de los grupos que salen de allí, sean del estilo que sean, que dirigen sus pasos hacia lo extremo para hacer llegar sus emociones en forma de Música, en este caso sin coger prisioneros, con esas guitarras absolutamente distorsionadas y sonando a cuchillo y acero que te machacan el cerebro y las tripas, la brutal sección rítmica que no para en esos golpes secos, duros, casi sonando a muerte. Cuarto trabajo y quizás el más completo, un grupo que se lo ha currado duro para llegar y en esta obra no deja nada al azar.
Una Música que en mi caso escucho según y como, pero que cuando tengo el momento me lleva a lo más alto, dejando los sentidos para que hagan lo que quieran esas andanadas de energía que se te mete por todos lados, una sensación demoledora que este "Whitin The Triad" consigue sin esfuerzo desde la primera nota hasta el final del disco.
Dicho esto, si te atreves o te apasionas con todo lo que puede decirte algo más allá de lo que está escrito, Eternal Elysium es de lo mejorcito que se puede uno encontrar dándolo todo, calidad y técnica sublimes, temazos que se unen unos a otros para no parar y una bomba de relojería que te estalla en la cara.
Los tres iluminados que dan forma a esta barbaridad son Yukito Okazaki en las guitarras y voz. Tana Haugo en el bajo y voz. Antonio Ishikawa en la batería.
La portada tremenda, en álbum abierto doble con todo tipo de información y simbolismos por doquier, preciosa y encantada, como la Música que porta.
No te quedes en la orilla, lánzate y disfruta de lo que hay y nunca te van a decir.

Side A:  Agent of doom;  Sunset puff;  Shadowed Flower
Side B:  Cashed;  DPS;  Gravity bound conduits for astral transmission;  Space Inn
Side C:  The agent returns to Omega vortex;  Blues for third stone;  Setsuri
Side D:  The sunpower;  Absent pain


Surcos del Siglo XXI - 40

Nos movemos por territorios inexplorados, por eso, como somos unos aventureros, vamos a intentar descubrir qué se hace por lugares con un gusto musical exquisito.


Three Seasons (Life's Road) 2011


Nos encanta (o al menos a mí me vuelve loco) ese movimiento que se está desarrollando desde hace más de una década por tierras del norte de Europa, y especialmente en los países escandinavos de donde salen bandas y artistas de una calidad tremenda que dando su propio sello a lo que hacen rememoran la mejor de las épocas para la Música, especialmente para ese Rock que nos gusta tanto, poderoso, duro, brutal.
Three Seasons es una muestra más del interminable talento que surge de esas tierras, en este caso de Suecia, cantera inagotable de grupos tremendos. Haciendo suyo todo el legado de los setenta, con una Música dura y potente, este Power Trío recrea los sonidos del Blues Rock, Rock Duro y Hard más clásico desde una perspectiva propia, acorde a este siglo XXI donde han nacido, dejándonos en este "Life's Road" un doble vinilo maravilloso de Música para perderse, emotivo, imaginativo y sobre todo muy bueno.
Y no se engañe quien quiera escuchar el disco y no se encuentre una copia de cualquiera de las obras setenteras que nos han hecho vibrar a lo largo de las décadas, porque Three Seasons tiene muy claro lo que hace, de donde han mamado lo que expresan, pero también tienen claro el componente personalísimo de su Música que hacen de este disco un monumento al Rock bien hecho sin espacios ni límites temporales.
Guitarra, bajo y batería, ayudados en ocasiones por algún "Hammond" que suena a gloria, sus temas son trallazos a los sentidos, poderosos momentos de pura energía, con unas seis cuerdas que arrasan lo que tocan, sean los solos sin pausa o los riff demoníacos marcando los temas, todo esto sustentado por una base rítmica demoledora, seca y potente que no deja un resquicio por donde nada se escape, y esta es una de las características del grupo, la sensación de sonido compacto en cada tema algo difícil y tremendamente efectivo si un trío lo consigue.
Grupo creado para el directo, disfrutar de lo que hacen sin límites, jams sin final y desarrollos musicales eternos, en este doble nos dejan algunas perlas en ese sentido que son simplemente magia, como la maravillosa "Each To Their Own" y sus 11'04'' de incandescente Música hecha con el alma, un tema que va in crescendo a cada segundo hasta llegar al infinito, incluidos pasajes jazzy. Maravillosa la exhibición de "Since Our First Day", 10'32'' de pura orgía sensorial, algo tremendo, o mi favorita, "An Endless Delusion" que en los 10'03'' de Música celestial demuestra una de las grandes cualidades del grupo, su capacidad compositiva.
Nueve temazos para 64'07'' de grandísima Música, de puro Rock que hay que disfrutar dejándose descomponer por lo que te llega, un grupazo que ojalá se quede mucho tiempo con nosotros si sigue esta línea, y si no es así este disco durará como la buena Música, eternamente.
Sartez Faraj guitarra y voz. Olle Risberg bajo. Christian Eriksson batería.

A:  Too many choices;  Cold to the bone;  Down to the bottom
B:  Each to their own;  Feel alive
C:  An endless delusion;  Moving on
D:  Since our first day;  Life's road