sábado, 31 de marzo de 2012

Amo la Música, ¡¡¡Joder, la Amo!!!

39

Mike

Esperanza

Como un torrente impetuoso
mi corazón corre, galopa, desfallece,
se rompe en mil pedazos, muere.
Sólo una palabra vaga, indefinida,
que viene del pasado, rugiendo, viva;
En mis labios se agolpa, terca, menuda,
se me clava en los dientes, muere.
Allí donde las palabras no pueden tocarte,
donde mis ojos no pueden verte,
donde mis manos vacías esperan promesas;
donde mi corazón no obtiene respuestas,
allí, donde me esperes, tornaré la vida.




Diego L. Diálogos de Leones y Peces Extracto
(Reproducido con permiso de Vicky)

Doctor, Doctor

De Vinilos y Otras Glorias CDXX

Y nos damos un atracón definitivo pasando de lo más conocido a uno de esos grupos minoritarios pero absolutamente maravillosos (por cierto si alguien ha echado en falta a King Crimson, yo también, pero ya hay entradas suyas y quería traer lo no traído) que son piezas claves en el Prog.


Van Der Graaf Generator (Pawn Hearts) 1971


Puestos a considerar, VDGG es uno de los grupos más importantes de la historia del Progresivo, por su calidad, su manera de hacer las cosas, su originalidad y el talento superlativo de un iluminado, un genio que se vino a esto de la Música para recrear un universo mental único, el increíble Peter Hammill.
Menos conocido entre el gran público, el grupo es un icono y una leyenda de la Música progresiva, con una serie de álbumes que están entre los más importantes de esta corriente, y en eso creo que nadie puede dudar de su contribución al desarrollo de tendencias que influyeron en la Música de décadas posteriores.
Dentro de ese contexto que comentamos, y sabiendo, desde mi punto de vista, que al menos los dos anteriores álbumes son joyas en estado puro, este "Pawn Hearts" es la cumbre del grupo, además coincide con la marcha durante un período de tiempo de Hammill tras la grabación y en ese sentido no se volvieron a recuperar.
Un disco excepcional, pura magia, imaginación, viaje mental a través de los sonidos, un universo creado para que la Música te envuelva, te haga suyo y te posea hasta la extenuación, sonidos maravillosos, composiciones complejas, transversales, con continuos cambios en la composiciones llevadas al límite. Es una obra maestra, no hay resquicio que se escape, y en estos niveles, en los cuales la perfección no existe porque todo va con gustos, también la roza, ¡¡y de qué manera!!
Tres temazos que son uno porque el disco, la obra, es un sueño, un único paseo por las ideas de quien quiera, tres suites que se recrean en los momentos acústicos, dark gótico, psicodelia, melancolía, brutales trallazos a los sentidos, momentos de proféticos desastres, ayudado por la inmensa capacidad creativa de Hammill y ese apoyo furioso y excepcional en la guitarra como invitado de Robert Fripp, que dota de ese toque tan especial a las composiciones.
Cada instrumento está absolutamente sublime, los músicos hacen su papel con una capacidad tal que abruma, todo encaja y como conjunto es un bloque tan compacto que no puede deslizarse ningún resquicio.
Peter Hammill voces, guitarra y piano, simplemente un genio; furia, melancolía, salvaje, suave, susurrante, iluminado... él.
Hugh Banton en los teclados, bajo y voces, brutal en las agresivas arrancadas con los teclados, dulce en los ambientes creados para soñar, maravilloso.
Guy Evans en la percusión, la furia desatada o el ritmo controlado, todo en uno para mantener ese tono que cada espacio requiere.
David Jackson en las flautas, saxos y voces, y además en ese sonido que parece salirse de cualquier lógica cuando ataca los vientos como un demente o te desliza notas que son caricias.
El disco es un portento de creatividad, una barbaridad emocional, y un auténtico mito en el Progresivo, una Música para soñar, escapar del universo y saberte dueño de tus propios sueños, y eso, queridos, no lo consigue cualquiera haciendo Música.
La portada... de una obra maestra, otra, y el interior un sublime recuerdo a lo que ahora nos llega de nuevo ¿iluminados? no, simplemente genios.

1:  Lemmings;  Man-Erg
2:  A Plague Of Lighthouse Keepers




De Vinilos y Otras Glorias CDXIX

Llegamos a uno de esos extraños casos en los que se unen calidad y masas, porque por desgracia no siempre es así, pero como la excepción confirma la regla, pues bienvenida sea, y además es algo que me resulta fascinante.


Pink Floyd (Meddle) 1971


Uno de los más grandes grupos de Progresivo, especialmente en su época primaria, pero además, dentro de una corriente como esta que no es de millones de seguidores, uno de esos extraños casos en los que el público, las ventas y la Música se han unido para hacer parte de la historia ¡¡y vaya historia!! porque a Pink Floyd se le podrá achacar muchas cosas, pero que son parte integral de la leyenda de la Música, no.
El disco que traigo, "Meddle" no será su mejor composición (aunque para mí no anda muy lejos) y por supuesto no supuso el crack en ventas y listas que otros trabajos, pero a mí me fascina. No sé si la banda estaba en un momento a caballo entre lo que querían, con álbumes maravillosos que ya habían sacudido los cimientos de la Música, o lo que vendría, la ruptura absoluta de la imagen minoritaria del Prog. con discos que rompieron todos los récords posibles, pero a mi modo de ver les salió un disco redondo, tremendo, una auténtica joya que quizás no se valora más por lo que supuso históricamente el resto, pero que me parece maravilloso.
Quizás sea una obra más grupal que lo que habían hecho hasta entonces, con orquestaciones y Música ajena al propio grupo, aquí los teclados, que son parte fundamental de la obra de la mano de ese genial artista que es Richard Wright toman protagonismo y especialmente en la larga suite se manifiesta con todo su esplendor llevando la armonía hasta cotas altísimas. 
El bajo de Roger Waters se muestra poderoso, nada de acompañamientos, es un solista que se maneja como tal y que une su garganta al instrumento como base de su interpretación, realmente fabuloso.
Los efectos del disco, no una novedad pero usados de manera curiosa, ayudan a provocar esos momentos donde las canciones y el mundo ajeno a la propia Música se unen, como el himno del Liverpool "You'll Never Walk Alone" como final del temazo acústico que es Fearless, y que rompe completamente el tempo del propio tema. O los ladridos del perro de Steve Marriott en la entrada de "Seamus", casi quejíos por el toque jazzy de ese piano que se superpone a la acústica, absolutamente genial y típico de Pink Floyd.
David Gilmour sigue con su exquisitez a la hora de tocar la guitarra, solos limpios y marcados que te ingresan en el tema, acústicas suaves y maravillosas, la voz y un talento increíble.
En cuanto al cuarto en discordia, uno de los mayores y sensibles pegadores de la Música, perfecto en el tempo, la manera de completar los ritmos, Nick Mason, que dota de facilidad al grupo para manejarse sobre una base descomunal.
El disco se divide en dos partes diferenciadas, los cinco temas de la cara A y la suite inmensa de 23'29'' que es la cara B "Echoes", un laberinto musical excepcional en la más pura línea del grupo, donde desarrollan todo su talento compositivo, una suite que me pone las pilas, fascinante.
"Meddle" es un disco tremendo, genial, diferente o no tanto, en el caso del grupo quizás para re inventarlo y descubrir la maravilla que se oculta entre sus surcos, algo simplemente mágico.

A:  One of these days;  A pillow of winds;  Fearless;  San Tropez;  Seamus
B:  Echoes


De Vinilos y Otras Glorias CDXVIII

Lo prometido es deuda, de modo que continuamos con esos iconos de lo que es una Música para mí demasiado especial, porque me hizo ver un antes y un después en esos sonidos que son parte de mi alma.


Yes (Close To The Edge) 1972


Si hablamos de Yes, hablamos de lo superlativo. Para algunos el mejor grupo de Progresivo de la historia, para otros, uno de los mejores grupos Progresivos de la historia, y no debe haber más de dos que le hagan sombra, y casi siempre por otros motivos ajenos a la misma Música.
En el caso de "Close To The Edge" es además la cúspide del grupo, que ya es decir, porque Yes puede colocar cuatro o cinco de sus álbumes entre los mejores de la historia, pero en este especialmente la calidad en las composiciones y la interpretación de cinco músicos que son cada uno un genio y en conjunto una auténtica barbaridad le hacen diferente, especial, una obra maestra de las que se repiten muy pocas veces a lo largo de la historia musical.
Tres canciones que a modo de suites incorporan todos los elementos típicos del Progresivo con algunos novedosos que son parte del sonido Yes, esa marca de fábrica que sólo ellos tienen y que les han hecho ser lo que son, un mito y una leyenda en estado puro, sin más.
Cada espacio compositivo, cada instante creado en las distintas composiciones son una amalgama de sensaciones donde cada corte instrumental está perfectamente cuidado en su factura, cada cambio, cada acceso a distintos ambientes dentro de una estructura es la muestra perfecta de esa perfección que nunca se consigue en la historia de los hombres pero que en lo musical aquí se roza.
Por primera vez las renovaciones y repeticiones se consideran partes integrales de las canciones, como "Close To The Edge" que comienza y termina con los mismos efectos, o "Siberian Khatru" con esa repetición constante de dos palabras...
Las acentuaciones se superponen, los distintos golpes de sonidos van y vienen en un alarde de Música sin límites que llega hasta el infinito.
Jon Anderson llevando su técnica vocal al límite, una calidad inigualable con las voces, dominando tempo, espacio, jugando con los sonidos y haciendo parte del entramado musical su voz. Genio
Steve Howe en un momento estilista excepcional, un guitarrista único, emotivo, brutal, con un desarrollo técnico inigualable. Genio
Chris Squire lleva el concepto de solista a su instrumento más allá. Realmente el bajo puntea, hace solos, vibra y es parte fundamental en pasajes específicos para él, una auténtica barbaridad. Genio
Bill Bruford en su último trabajo con el grupo deja la impronta de ser uno de los más grandes baterías de la historia, en ese momento una auténtica máquina sónica, un perfecto estilista de la percusión, con un sentido del ritmo simplemente mágico. Genio
Rick Wakeman se consideraba a sí mismo el mejor teclista, no sé si era cierto, pero que era uno de los más grandes estaba claro, y además de los únicos capaces de ser solistas desde su instrumento, y otro músico dotado de un concepto musical especial, mágico y brutal. Genio
Con estos mimbres y queriendo recrear Música los resultados son los que son, una de las más grandes obras del Progresivo y una de las piezas de ensoñación más grandes de la Música, a partir de aquí todo es lo que tu mente te dicte, pero si el universo Yes no te ha enganchado, este puede ser el momento, porque su Música no tiene desperdicio, y esta obra es una pieza de museo difícil de imaginar de otra manera y por otros.
La portada, simplemente acorde con la genialidad de la banda, el genial Roger Dean (otro genio más) al servicio de la banda creando una sensación visual perfecta, que por la sencillez es seda pura, con el famoso logo del grupo y esos colores que se van perdiendo hasta hacerte soñar...
Magia, Seda, Alma... Música

Side One: Close To The Edge
Side Two:  And You And I;  Siberian Khatru 


De Vinilos y Otras Glorias CDXVII

Seguimos con esos iconos y por decirlo antes de... otra obra que inspiró un genial momento de un amante de los sonidos como yo, otro regalo en los sueños de un visionario al que tuve la fortuna de conocer, y por ser la obra que es me apasiona además por eso.


Genesis (The Lamb Lies Down On Broadway) 1974


A punto de abandonar la nave Genesis, y como si quisiera dejar claro quién era y qué era el grupo con o sin él, Peter Gabriel creó esta fantasía (todo el álbum está creado integramente por él) que es una de las más grandes piezas del progresivo y con permiso de la maravillosa obra "Selling England By The Pound" quizás la obra maestra de un grupo en estado de gracia, y decir eso de una banda como Genesis es llegar muy arriba.
Doble disco creado en modo conceptual, como una ópera que narra las peripecias de un vagabundo de Puerto Rico, Rael, que vive en Nueva York y va encontrándose a lo largo de su viaje, camino o historia, criaturas que van conformando un universo único donde se desarrolla la Música imaginada por este genio del siglo XX e interpretada por cinco músicos simplemente excepcionales, geniales, maravillosos.
Un antes y un después en la historia del grupo, que deviene otra etapa y época distinta, sin desmerecer la calidad de algunos trabajos posteriores, especialmente hasta la marcha de Steve Hackett, pero que aquí llegan a la cúspide de su carrera, especialmente creativa y ¡¡cómo no!! interpretativa, ya que la obra era representada en directo a pesar de la complejidad de sus 94'22''.
Peter Gabriel como timón de una nave excepcional, voz especial. única, flauta y oboe, creador e imaginación en estado puro, un genio al servicio de la Música.
El genial Steve Hackett (una de mis debilidades) en las guitarras, excelso, sublime, técnico y visceral por igual, algo maravilloso.
Mike Rutherford en el bajo y guitarras, aún a la sombra de... pero un músico excepcional, simplemente mágico.
Tony Banks, esos teclados maravillosos y fundamentales en la Música del grupo, esos ambientes de sueños, envolventes, que te transportan, otro virtuoso y excepcional músico.
Phill Collins, ese batería que me ha apasionado siempre, pero aquí en los momentos sublimes de pegador excelso, técnico, con una clase y sentido de la Música superlativa. Después...
El disco es una obra maestra en concepción, creatividad y musicalidad, un estado constante de sonidos que varían, van, vuelven, como ese viaje que se imagina el protagonista, una manera de hacerte partícipe de todo lo que desarrolla la compleja trama en la que se basa la obra.
Críticas a la sociedad, estamentos políticos, alusiones satíricas a la revolución sexual, el consumismo, la mitología... en un momento de lucidez de cinco músicos que elevan a mito la simple sensación de acariciar los sentidos con sus sonidos.
La portada, genial, imágenes que se engarzan unas con otras sin aparente sentido, con el interior las letras y créditos.
"The Lamb Lies Down On Broadway" es una obra magna, que hay que escuchar para acercarse a ese mundo de los sonidos que te hacen vivir con la mente, una manera de crear un universo único que al menos una vez hay que visitar, y después... seguiremos siendo los mismos.

Side One:  The lamb lies down on Broadway;  Fly on a windshield;  Broadway melody of 1974;  Cuckoo Cocoon;  In the cage;  The grand parade of lifeless packaging
Side Two:  Back In N'Y.C.;  Hairless heart;  Counting out time;  Carpet crawl;  The chamber of 32 doors
Side Three:  Lilywhite lilith the waiting room; Anyway;  Here comes the supernatural anaesthetist;  The lamia; Silent sorrow in empty boats
Side Four:  The colony of Slippermen;  Ravine;  The lies dies down of Broadway;  Riding the scree;  In the rapids;  It



De Vinilos y Otras Glorias CDXVI

Vamos a tomar el toro por los cuernos y puestos a desfacer entuertos, hagámoslo con esa Música que me ha hecho sentir, en un momento dado de mi vida, que todo puede ir más allá, una Música que me apasiona y adoro, trayendo pinceladas de los que realmente pusieron las bases de esta demostración de calidad mental y musical por igual.


Jethro Tull (Thick As A Brick) 1972


Vaya por delante que para el que suscribe todos los discos que pasarán en esta andanada por "Paseando..." son obras maestras de la Música, tanto por el contenido musical como por el significado más allá de la propia Música, creada por genios y para... ellos mismos o los que amamos la mente a pesar de muchas cosas.
Tengo un cariño especial a este disco, como tantos otros sirvió para que un viejo Amigo hiciera realidad un sueño durante una parte de su vida, y la Música de este "Thick As A Brick" bien que lo merecía.
Álbum que el grupo, especialmente su líder y carisma Ian Anderson, utilizó para decidir que ellos estaban por encima de la crítica, creando una obra que en ningún momento según ellos está tratado como un concepto pero que lo vendieron así como una respuesta a la machacona intentona de la crítica que estaba convencida que su anterior trabajo sí lo era, y en un momento en el cual muchos grandes grupos lo hacían de modo consciente, ellos lo hicieron para provocar reacciones a lo que les dio la gana.
Un solo tema, el homónimo del título, que sólo sufre un respiro en la bajada de volumen entre la cara A y la cara B del disco, una manera instrumental, puesto que hay muy poca voz en sus 43'50'' de duración, de enseñar cómo se realiza una obra compacta, compleja y musicalmente maravillosa.
Ian Anderson se encarga de la voz, guitarra acústica, flauta, violín, saxo y trompeta, un iluminado que entiende la Música de una manera única, maravilloso compositor y excelso instrumentista, aquí demuestra todo eso y muchísimo más.
Martin Barre, fiel escudero de Anderson y tremendo guitarrista, atreviéndose también con el laud, un sonido clásico, especial, parte fundamental en la música del grupo, genuino.
John Evan en el piano, donde lo borda con ese toque clásico en el instrumento de cola, el órgano y la clave, sonido que arranca reminiscencias de otros tiempos, algo nunca escondido en la Música del grupo.
Jeffrey Hammond en el bajo y voces y Barriemore Barlow en la batería y percusión completan el grupo dotando al mismo de una poderosa sección rítmica capaz de soltarse cuando quiere y sostener el ritmo en esas espectaculares demostraciones musicales del resto de los miembros.
El álbum en lo musical es un portento, una furiosa mezcla de Rock, Folk aderezado todo por ese toque único de la banda que les hacía tan especial, esa sinfonía que te envuelve y que hace que el Progresivo en estado puro se te meta por las entrañas, aunque haya gente (y sus razones tendrán, ¡¡vive el cielo!!) que nunca han considerado a Jethro Tull como un grupo progresivo.
Cambios sin pausa, una voz que cuando entra te sumerge en un sueño recitando un supuesto poema escrito por un ficticio niño precoz que a su vez es parte de todo este montaje maravilloso. La percusión al límite, esa flauta que es santo y seña del sonido Tull, y los continuos arreglos orquestales sin pausa, todo sumergido en la manera mental de crear Música.
Toda la obra es una maravillosa mentira, la genial portada, un icono de la Música, es un periódico creado especialmente para el disco, con las letras, noticias varias que tienen que ver con la creación, créditos, la foto del crío mencionado, según un diario de un pequeño pueblo, pasatiempos y noticias deportivas incluidas. Una manera genial de reírse de los que aún creen que se ríen, y además crear Música en estado puro.
"Thick As A Brick" es un viaje a un universo único, el Rock Progresivo, una maravillosa sensación de la mano de un grupo genial en la cima de su carrera, algo para poner y seguir hasta esa última nota que parece nunca va a llegar.
¡¡Que lo disfrutéis!! como mi querido Amigo soñó y creó una fantasía gracias a él










miércoles, 28 de marzo de 2012

Involución... y que siga


Esta noche es un poco especial. Dicho así parecería que voy a tener el momento de mi vida, o que voy a conseguir a esa mujer especial que se me resiste, o que por fin el disco que persigo hace treinta y tres años ha llegado a mis manos o... 
Esos son sueños, maravillosas ilusiones que me ayudan a seguir vivo desde hace ni se sabe, pero cuando abro los ojos la realidad se presenta ante mí, y eso ya es otra cosa.

Hoy era un buen día, Sol, temperatura a gusto, situaciones superadas en el trabajo y los mediocres de siempre haciendo ganas para reirse de ellos, en fin, todo casi normal, hasta que... todo estalló.
Sigo siendo incapaz de ver al ser humano en su justa medida, y ¡¡rediéz!! ya me vale con la edad que tengo, pero bueno, siempre he sido un visionario, y cuando eso llega, todo me ciega. Una persona (digamos normal) se ha unido al grupo de cabestros por unos instantes, momentos en los que se le ha iluminado el cerebro para irse de este mundo entre pompas, guirnaldas y bandas de música (esta es con minúsculas, porque esta música es una mierda) y a fe que lo ha conseguido.
Quizás que lo haya hecho a mi costa es lo de menos, pero que lo haya hecho sí que es grave, porque ha seguido el camino de esa involución que nos tiene enganchados y de la que no podemos soltarnos, esa involución que hace que los mierdas, mediocres, cabestros y los que miran fijamente a las vacas se posicionen como adalides de esta basura que se llama sociedad, y de vez en cuando recogen a algunos que no deberían estar en ese lado.

Mañana será la misma de siempre, o querrá parecerlo, pero ese aguijón que ha lanzado le ha salido del alma, y para mí ya no será lo mismo, porque en cualquier momento puede volver a lanzarlo, y en eso soy un lince, los pillo casi todos, el primero no pero después...
Supongo que llegados a ciertas edades, o momentos de la vida, o instantes cruciales (que queda bonito pero no dice nada) o lo tienes casi todo o no tienes una mierda, y en eso más de uno y de una va sobrado, no tienen esa mierda y deben engañarse porque ya jode no tenerla después de... polvos no queridos, amantes que se pasan y no los vuelves a recuperar, críos que ya follan sin tu consentimiento, jefes que te joden (de la manera que sea) y compañeros impresentables que además trepan, y trepan, y trepan... así es que se pilla al que es amable, te da los buenos días, abre la puerta del ascensor, sonríe a pesar de todo y ¡¡¡zás!!! a joderlo porque hoy voy de divo, de sobrado, de demostrar que a pesar de las pollas y los coños que chupo nadie me dice lo que tengo que hacer, a pesar de que mi hijo se la suda lo que yo haga es mi hijo y lo tengo controlado, a pesar de... y el tipo ese que es como tú pero además sonríe se las lleva todas.

Una pena, porque hay gente que aguanta, pero mira tú por cuanto el hijo de mi padre no, será que nací cabrón, torcido o hecho un capullo, pero no lo aguanto, de modo que mañana, pasado, el 20 de junio o el 15 de enero del año del señor de... sacaré mi ironía a pasear, mi mala baba, mi sangre putrefacta por miles de mierdas que me la han agriado y seré el que desprecie a esa basura que se ha creído, por una vez o cientos de veces, superior a... y el infierno recibirá una nueva alma.

Es lo que tiene, que de vez en cuando uno no se lo espera, se la dan y a partir de ahí se pone en marcha, no es que me moleste, la teoría sigue funcionando, y ya nada volverá a ser igual, pero esta vez será porque yo no quiera, no porque el resto decidan cómo gritar.


A pesar de todo, me es imposible quereros.


La Magia


Me han preguntado infinidad de veces qué siento cuando escucho Música, esa que me lleva al infinito y me hace sentir un ser especial, no porque pueda o sepa, sino por penetrarme y querer estar.
Me lo han preguntado muchas veces, y no sé qué decir. Realmente siento la Música como parte de mi ser, impregnada en cada poro de mi piel, anidando en mi alma y mis entrañas, es simplemente, un pedazo de mí sin el cual no puedo estar.

Mi esencia va unida a ella, no podría concebir mi cuerpo sin alguna de sus partes, un brazo, una pierna el... y eso incluye la Música, esa magia que me hace sentir, que saca de mí todos los sentimientos que tengo, que me hace vibrar y emocionarme, beber y descansar, soñar y estar despierto. Quizás mi forma de ser me aboca a terminar solo, de hecho ya lo he estado durante mucho tiempo, en la antesala del infierno, y lo único que estaba conmigo, desnudando mi mente y alimentando mis entrañas era ella, mi Amiga y compañera de momentos crudos y finales, la única que ha sabido coger mi estupidez y zarandearme a través de esos sonidos que a veces son susurros que acarician la piel y en otras ocasiones son trallazos que laceran el alma.
Ha sido quien me ha convencido de que era posible, de poder hacer lo que nadie pensaba, porque esa mágica sensación de tenerla no se puede superar.

Es cierto, me lo han preguntado muchas veces, pero de verdad que no sé explicarlo, si amas a alguien los motivos sobran, es un constante fluir de emociones, sentimientos y ganas, ya deja de existir un por qué, y con ella me pasa eso, no tengo una razón, lo que me transmite y me provoca es la razón, lo que da y no pide es la razón, el llanto y la risa que arranca de mí es la razón...
Solo pido saber estar a la altura, comprender esos sonidos que me entrega, apreciar todo lo que me inyecta, no defraudarla cuando se atreve a entrar en mí de nuevo; ojalá, cuando todo se apague y mi alma se escape, una melodía mantenga la llama para que ella siga por siempre, la Eternidad y un día.


Gracias por la Magia, el Amor y los Sentimientos
Mi Música, Mi Esencia

domingo, 25 de marzo de 2012

Be My Friend

De Vinilos y Otras Glorias CDXV

Una debilidad, como suelo decir, ni mejor ni peor que... simplemente eso, algo que me toca la fibra y me encanta, y como para gusto los colores pues...


Black Oak Arkansas (Black Oak Arkansas) 1971


Genuino grupo de Southern Rock que nunca ha tenido el reconocimiento de otros grandes del estilo, quizás porque su producción no ha sido todo lo que debiera (o se ha pensado que fuese así) quizás porque no han tenido la repercusión mediática debido a la falta de producción adecuada y conocimiento en los medios, pero que se han movido durante varias décadas por los caminos de la Música con momentos de verdadera calidad y otros pues... eso.
Nacidos en las entrañas de la América rural y profunda, exactamente en Black Oak, Arkansas, todo gira alrededor del indiscutible amo de la historia, líder, carisma, imagen y cerebro, Jim "Dandy" Mangrum, que tomó la batuta allá por el año 69, tras unirse a un iluminado del cual había nacido la idea en el año 65.
Grupo que realiza una Música de raíces, muy entretenida, afable y encantadora, emotiva y llegada del terruño, con historias profundas y poco vistosas pero que musicalmente a mí me encanta, siempre de la mano de ese carisma que lleva todo sobre sus espaldas y su ego (enorme)
Este primer trabajo nos deja 32' de Música descarnada, realizada a base de guitarras y percusiones frenéticas, voces furibundas y más guitarras, un grupo en forma de sexteto que lidera como hemos comentado Jim "Dandy", voz particular, grave y casi en eructo constante, un registro único y excepcional que parece va a romperse en cualquier momento pero aguanta lo que le echen, el front man y showman por excelencia, todo es él y alrededor suyo funciona.
Junto a él tres guitarristas que ni sobresalen ni se quedan cortos, Rickie Reynolds, guitarras y voces, Harvey Jett, guitarra, banjo, piano y voces y Stanley Knight, guitarra, steel, órgano y voces, todos ellos marcando ese frontal que arremete como un cuchillo, con el acero incendiario, coros poderosos y el sonido eléctrico arrasador.
Pat Daugherty en el bajo y voces y Wayne Evans a la batería conforman la base rítmica poderosa y potente que sustenta todo, completando la banda.
Ocho temas que componen un álbum corto, muy corto, quizás lo peor de todo, porque se podían haber explayado un poco más que esos 32' ya comentados, con temas que son historia de la banda, como el "Hot And Nasty" o esa demencial exhibición de locura llamada "When Electricity Came To Arkansas", donde todo parece desmadrarse hacia el caos más increíble.
preciosos pasajes entre el Country y el Rock en temas encantadores, "Singing The Blues" o la tremenda "Hills Of Arkansas", deliciosas.
Los temas en los que se permiten más desarrollo temporal, como "Lord Have Mercy On My Soul" 6'15'' o ese trallazo que es "I Could Love You" 6'10'' se meten muy dentro, por eso echo en falta que lo hicieran más a menudo, pero... y el rock'n'roll más descarado y a la vez primitivo tiene cabida en temas como "Uncle Lijiah" o "Memories At The Window".
No será la joya de la corona, pero creo que Black Oak Arkansas son un grupo a descubrir, especialmente su producción hasta mitad de década, discos con un sabor a Música que te deja muy a gusto, y creo que les debía un pedazo de este "Paseo..." de modo que...

De Vinilos y Otras Glorias CDXIV

Vamos con la marcha del Sur, en esta ocasión con un grupo realmente muy especial, ajeno a muchas cosas y con una manera muy particular de hacerlo todo.


ZZ Top (First Album) 1970


Para muchos ZZ Top no es un grupo de Southern Rock, bien pues para mí Sí (de nuevo enfatizo la mayúscula en la afirmación) por lo tanto, aunque merecen estar en cualquier apartado de Música por la calidad y lo que han significado para la Música americana y su influencia en cualquier tipo de sonidos posteriores, los traigo ahora que estoy con ellos porque me parece que encajan muy bien y además les debía una entrada hace tiempo.
Estos tres tipos de Texas comenzaron en esto mucho antes que la mayoría, y ya sabían claramente lo que querían, en un principio las raíces del Blues puro y genuino pasaban por sus venas, refundiendo en su temas esta Música y haciéndola suya, con ese estilo tan peculiar y el sonido machacón de la base del grupo, solos endiablados de guitarra marcando perfectamente las notas, Rock poderoso, Blues agresivo, y una característica marca de la casa, la sensación de sonido compacto y de bloque que tiene toda su obra, a pesar de ese Power Trío que parece no va a llegar a algunos lugares, pero ¡¡vaya si llega!! un grupo que se ha mantenido virgen desde su creación, una carrera con tres músicos ajenos a los vaivenes de otras historias que no fuesen su Música.
Billy Gibbons en las guitarras y voz solista, un auténtico crack en las seis cuerdas, salvaje, contundente, riff que te cortan la piel y como ya hemos señalado solos marcando cada instante del tema, algo genial.
Dusty Hill en el bajo y voz solista, una manera dura y grave de golpear las cuatro cuerdas, en un conjunto donde cada músico es un solista su ritmo es de un instrumento más.
Rube Beard a la batería, preciso, contundente, técnico, poderoso a la hora de marcar los ritmos, me encanta su forma de tocar, y en el grupo permite lo que quieran los otros, ¡¡casi nada!!
Diez temas de genuino Blues Rock, Rock y contundente Música. No están (es una manera de hablar porque a mí los éxitos y ventas me dicen bien poco) ninguno de sus himnos más aclamados, y quizás sea un disco que va tras otros de su plena madurez, pero a mí siempre me ha encantado, se le nota descarnado, puro, sin pretender otra cosa que no sea hacer y dar Música, no baja el nivel en ningún instante y marca la línea del grupo.
A pesar de muchos listillos, es imposible desechar trallazos como "Neighbor, Neighbor", o la preciosa "Old Man", contundentes cargas que se te vienen encima de la mano de "Goin Down To Mexico", la maravillosa y desgarradora "Just Got Back From Baby's"...
Un discazo de buen Blues-Rock para disfrutar, pasarlo en grande y descubrir los inicios de una banda muy especial, auténticos animales de escenario que marcaban su territorio con obras como esta.

SIDE 1:  Shaking your tree;  Brown sugar;  Squank;  Goin down to Mexico;  Old Man
SIDE 2:  Neighbor, Neighbor;  Certified blues;  Bedroom thang;  Just got back from baby's;  Backdoor love affair


De Vinilos y Otras Glorias CDXIII

Pues ya que hemos cogido el aire, vamos a continuar con esta Música que tantos y tantos momentos nos dio de disfrute y apasionado romance con los sonidos.


Lynyrd Skynyrd (Pronounced'leh-'nérd 'skin-'nérd) 1973


Al margen de su Música, que me entusiasma sobre todo en sus primeros trabajos, Lynyrd Skynyrd se convirtieron en leyenda por demasiadas cosas al margen de la banda, y eso ya no me gusta nada.
Vaya por delante que los considero un icono del Rock Sureño, que su primera época, especialmente hasta el doble directo me parece sublime y que son por derecho propio parte de esa historia de la Música que traemos aquí, pero la sobre valoración del grupo por su forma de entender la vida, los rollos sudistas, racistas y la madre que los parió, al margen de la desgracia del accidente que truncó su carrera me parecen basura, una mierda ajena a su Música y algo que para mí y otros como yo pensamos que no le ha hecho mucho favor al grupo, porque ha diluido lo que realmente es importante, sus creaciones.
Dicho esto, su primer trabajo es simplemente una joya, una obra maestra como no hicieron otra, uno de los más grandes discos del Southern Rock, con un estilo único, ya más hacia el rock tal cual, sin tanto toque blusero ni influencias varias, una marca indeleble del sonido Skynyrd, una verdadera orgía musical que es un monumento a un estilo y una forma de entender la Música.
El grupo original era de traca, con esa formación de tres guitarras solistas que dejaban bien claras las cosas sobre qué pensar de su sonido, el gran Allen Collins, Gary Rossington y Ed King, tres solistas que hacían posible las millones de sensaciones que te llegan con tres guitarras taladrándote los sentidos.
Un front man único, genuino, líder indiscutible y aglutinador de egos y palabras al margen, Ronnie Van Zant, leyenda post morten, un compositor y cantante genial.
Billy Powell en los teclados, especialmente al piano, el sonido contrapuesto a las cuerdas de acero, visceral e intuitivo.
La base rítmica la conformaban Leon Wilkenson al bajo, otro demoledor instrumentista, y Robert Burns a la batería, intentando frenar todo ese huracán de sonidos que se venían encima.
Ocho temazos que son historia pura y dura del sureño. Al margen de algún himno escapado en otro disco, no hicieron nada igual, porque este primer trabajo aglutina todos sus éxitos, leyendas y lo que les hicieron ser ellos mismos, y eso no es cualquier cosa. Cada surco destila calidad, cada tema es exquisito, las composiciones excelsas y las interpretaciones una auténtica maravilla, con una producción que lo borda.
Baladones que son brutales acometidas a los sentidos, como dos piezas de museo llamadas "Tesday's Gone" y "Simple Man", algo para no olvidar jamás, con esas letras que son poesía a cargo de Ronnie.
El estilo personalísimo del grupo y su sonido en temas como "Gime Three Steps", "Things Goin 'On" y la tremenda "Poison Whiskey", guitarras, más guitarras...
Esa entrada arrasadora que es I Ain't The One" con una demostración de talento en la particular "Mississippi Kid", para terminar esta obra magna con el santo y seña del grupo, esa jam inacabable hasta el infinito que es "Free Bird", el himno de los himnos, que supera lo insuperable en un disco simplemente mágico.
La portada preciosa, el grupo en una calle posando entre rayos, las letras formadas por huesos, con un interior de fotos y letras. La contraportada esa cajetilla de tabaco con una calavera...
Un grupo para saborear, una obra para disfrutar de la Música, esos sí, al margen de todo lo que no sea eso, Música, sonidos, alma, magia, seda... porque los prejuicios son una mierda, y no es de recibo.




De Vinilos y Otras Glorias CDXII

Continuamos con este viaje al interior del Sur para ir viendo una Música universal que nos va dejando jirones en el alma.


The Marshall Tucker Band (The Marshall Tucker Band) 1973


Quizás para muchos la MTB no será uno de los más grandes representantes del Southern Rock por el estilo, la Música... pero para mí Sí, y enfatizo esa afirmación porque este grupo de Spartanburg, en Carolina del Sur, me parece una de las bandas más originales y genuinas de la historia de este estilo, y sobre todo personal y casi intransferible.
Toda su primera época, especialmente sus cinco primeros trabajos, son magia pura, y como el CCC de este "Paseo..." dejó la impronta del que para mí puede ser lo más excelso por ciertos motivos, me apetecía presentar el génesis del grupo, donde el sello indiscutible de su estilo y su forma de entender la Música queda patente en cada surco de esta joya que es un tratado de Música con mayúsculas.
La formación original, que casi como excepción junto a otros momentos claves del Sureño no se rompió hasta que las desgracias ajenas al grupo aparecieron, un grupo con seis músicos absolutamente maravillosos que sobre todo, al margen del talento compositivo y sobre todo interpretativo de algunos de sus miembros, sonaban como una auténtica unidad, un bloque brutal por donde nada se escapaba.
Uno de los más grandes guitarras de la historia del Rock, Toy Caldwell, alma, creador y compositor demostrando todo su potencial, seda y magia al servicio de la Música, uno de mis héroes, un sueño escucharle, y cuando canta... Su hermano Tommy Caldwell en el bajo y voz, marcándose un farde en este disco ya que toca la batería en el tema "See You Later, I'm Gone", un bajista brutal, punteando constantemente y usando su instrumento como un solista más.
George McCorkle en la guitarra rítmica, asumiendo perfectamente ese rol para favorecer los solos endiablados de Toy, un guitarrista auténtico.
Paul Riddle en la batería, encargado de llevar los ritmos y de provocar los cambios en las canciones, algo que en directo todo el grupo asumía.
Doug Gray en la voz y percusión, otro de los sellos de la banda, maravillosa su capacidad para transmitir, increíble registro, una marca de identidad del grupo.
Para completar este sexteto de ensueño, Jerry Eubanks en el saxo, la flauta, percusión y voces, el sonido articular de la Marshall, ese saxo que se te mete, susurra, las flautas que suavizan la magia de los temas, un crack que dota de ese toque tan especial el sonido del grupo.
El disco de presentación de esta maravilla es una joya en cada instante, cada surco, cada sonido, con temas míticos del grupo que son parte de su leyenda, como la que abre el trabajo, "Take The Highway", maravillosa cabalgada, o la favorita de Toy, ese preciosidad que él mismo canta, "Can't You See". Una demostración demencial de carrera contra el diablo para que todos se luzcan en "Ramblin'", toque muy de la tierra con esa "My Jesus Told Me So"... y ese final excepcional, susurrante y cálido cantado de nuevo por Toy que es "Ab's Song".
Ocho temas que forman una obra magna, una joya, el comienzo de otro mito sureño, el nacimiento de muchas cosas dentro de lo que era una Música para soñar y dejarse ir.
The Marshall Tucker Band, algo para acompañar nuestros sueños, Música y delicadeza en un disco apasionante, el que nos enseñó qué era.

Side One:  Take the highway;  Can't you see;  Losing you
Side Two:  Hillbilly band;  See you later, I'm gone;  Ramblin';  My Jesus told me so;  Ab's Song


De Vinilos y Otras Glorias CDXI

Vamos a darnos unos homenajes de mitos y leyendas, encaminados hacia ese lugar donde la Música se entiende como parte indivisible de la vida, comenzando por...


The Allman Brothers Band (The Allman Brothers Band) 1969


... Y de pronto todo cambió.
Uno de los más grandes fenómenos musicales de la historia del siglo XX, por supuesto de la Música americana y posteriormente de la Música sin más, el primer disco de la ABB marcó un antes y un después en el concepto de Música, y eso ya de por sí es historia misma.
La unión de la Música genuina como pocas, el Blues, con ese Rock de raíces que sale de las entrañas de la tierra, dieron como resultado esa barbaridad llamada Rock Sureño que con el tiempo se transformó en uno de los estilos más venerados, y que cada cual fue desarrollando según les venía, pero quienes pusieron esa primera piedra fueron estos maravillosos hippies que creían en la Música como forma y modo de vida.
Con una tradición musical excepcional, mamando todo lo que era la Música de sus ancestros, el Blues, el Soul, el R'n'B y por supuesto el Rock, los hermanos Allman crearon una sinfonía de sonidos junto a otros cuatro iluminados que ya es parte de esa leyenda que en este caso, con razón, no tiene parangón con nada.
Este primer disco puede que no sea su mejor trabajo, de hecho hay gente que piensa que el segundo elepé le supera, para mí es lo mejor por lo que supuso, por la historia y porque la mayoría de las canciones, por no decir todas, son parte de la historia de la banda y algunas de ellas iconos de Música.
Cierto es que sus desarrollos en directo, donde se transformaban en lo que eran, son más cercanos a la realidad de la banda, pero la historia comienza aquí, y por eso lo traigo a este "Paseo Por los Sueños".
Uno de los más grandes guitarristas de su época, con una técnica única y un talento excepcional, el gran Duanne Allman, que unido a otro genio de las seis cuerdas, el maravilloso Dicky Betts, formaban un dueto de guitarristas simplemente único, como no se ha visto nunca, capaces de desarrollar jams inmensas y dar ese toque tan personal a su Música, algo que te transporta a las estrellas.
De las mejores gargantas del Blues blanco salen las estrofas que rasgan el aire, porque el genial y díscolo Gregg Allman canta como los ángeles, pero toca los teclados como casi ninguno, dando la réplica a esas guitarras incendiarias que no se pueden aguantar.
La sección rítmica, una de las mejores de la historia, con el permiso de... muy pocos o casi ninguno, el gran Berry Oakley en el bajo, como un solista más, sin ningún tipo de pudor a la hora de atacar las cuatro cuerdas, y ese dúo de baterías, percusionistas excelsos y magistrales que son Butch Trucks y Jai Johanny Johanson, una revolución en la manera de entender la Música desde esta perspectiva.
Con esta barbaridad, lo que duró el grupo en este formato fue simplemente magia. En cuanto a este disco, siete canciones que dejan muy claro la línea y lo que pretendían, a pesar de las limitaciones impuestas en la producción en cuanto a la duración de los temas y por ende del disco, que es el único "pero" que puede ponerse, porque por lo demás se trata de una obra magna, inmensa, una obra de arte de unos músicos que creyeron en ellos mismos y estaban haciendo historia.
La primigenia versión de "Whipping Post", una animalada de canción aquí reducida a 5'17'', un himno. La belleza al margen de estilos que es "Dreams", una exhibición coral de Gregg y la demostración de la capacidad del grupo para hacer otras cosas. Blues desgarradores con tintes eléctricos absolutamente bestiales, como "Black Hearted Woman" o "Every Hungry Woman", simplemente brutales, y ese otro himno de la banda donde se lanzan a degüello, la tremenda "Trouble No More".
Arrasadores con el comienzo del disco "Don't Want You No More" y otra demostración de sus influencias en "It's Not My Cross To Bear".
Un disco que hay que escuchar, tener, degustar, porque es una joya, la demostración de lo que fue y es aún hoy la leyenda más increíble del Rock Sureño, porque la calidad es inmensa y porque The Allman Brothers Band no puede pasar sin ser parte de las entrañas de cualquiera que ame la Música, al menos una vez en la vida.
Señoras y señores, chicas y chicos, mostruos y mostruas... con todos nosotros The Allman Brothers Band, y que no pase nada.


sábado, 24 de marzo de 2012

Rockin' All Over The World

El Mayor De Los Éxtasis


La noche cae sobre la ciudad, inunda con su manto las estrechas rinconeras de los enemigos de lo oculto. Las criaturas de lo siniestro van tomando forma y aparecen en las esquinas, en los desiertos humanos, en las penumbras de las almas dando forma a su ritual fantasmagórico.

Emerge sabiéndose el príncipe de lo prohibido, pasea entre las sombras seguro de saber que todo lo sombrío le pertenece, recordando cuando su alma aún vibraba, en aquellos días en los cuales la lluvia caía sobre la hierba, jugando a lo que nunca antes había sentido, riendo, corriendo, saltando entre la niebla de la mañana, con su corazón latiendo furioso.

Es difícil encontrar el camino cuando se está solo, cuando no queda ni una pizca de todo lo que fue auténtico, cuando no puedes revolcarte sobre la hierba para hacer el amor ni tararear las viejas canciones que te llenaban de lujuria y te hacían viajar hacia el infinito. No, ya no puedes escapar a tu destino, a vagar entre las sombras y ser...

Palabras Más o Menos...


Fuimos a reunirnos con los otros tras charlar durante un rato de todo lo que se nos ocurrió, hombres, mujeres, esa tontería llamada amor, el pato a la naranja, los bollitos de chocolate, el tiempo, las naves industriales, el escarabajo pelotero en época de celo, el sultanato de Omán, los toros y sus consecuencias en la vida sexual de las vacas, la maniobrabilidad del automóvil con dirección asistida (invento que por otra parte aparecería medio siglo después) la iglesia de Saint Dominic's, las bicicletas de tres ruedas, Drácula y los draculianos, el submarino amarillo, la natación sincronizada, maldita la gracia, ni pizca de gracia, un gracioso no hace la gracia, gracias a Dios, la gracia que tú me haces, las noches salvajes, el espíritu de lo insaciable, los veintidós orgasmos de Donna Summer uno a uno, los que quisieron estar en los veintidós orgasmos uno a uno, cinco chalados y un seiscientos descapotable, la senil aventura, el terciopelo no es para las muñecas, el blues, el soul, el rock, la magia, el bicentenario del nacimiento de un tipo calvo y con gafas, la mayoría de edad, la mayoría de las veces, la mayoría no siempre suman cuatrocientos, la mayor bobada (bervigracia) el mayor y la menor, Alí-Babá se despistó y se le unieron 40, Tupelo Honey, el arroz a la cubana, el cochinillo frito, los pecados de las capitales, los pecados capitales, los pecados provinciales, los pecados rurales, pescados y más pescados, mayormente pescadillas, le llamaban el repelente niño Vicente, las hormigas no soportan al oso hormiguero, nosotros no nos soportamos, nadie se soporta, la insoportable soportable, vinimos tan contentos y nos vamos chorreando, la tortilla francesa, la tortilla de patatas, tomates verdes fritos, el canibalismo, el orgasmo como meta del conejo macho, la verdad sobre la vida, la púrpura profunda, el fluido rosa, el arte de amar... (como se puede observar tocamos algunos temas insustanciales pero de gran valor pedagógico)
Al terminar, nos tomamos una última copa y nos fuimos a dormir.


Who'll Stop The Rain


A Noni
No sé quién detendrá la lluvia, pero nadie pudo nunca detener nuestros sueños.

Mick

De Vinilos y Otras Glorias CDX

Vamos a dar una vuelta por las Islas para traer alguna cosilla de esas que a uno le han gustado siempre, a pesar de los pesares y las dificultades.


Spooky Tooth (Spooky Two) 1969


Un maravilloso grupo que se desenvuelve igual de bien entre el Rock, el Hard y esos toques de Psycho que daba la época y que al que suscribe tanto le apasiona.
Uno de mis grupos fetiche, ni por ser más conocidos, ni menos, ni todo lo contrario, simplemente por ser un grupo que hace una Música que me apasiona, esos pequeños pedazos de secretos que uno tiene y que no se atreve a decir para no parecer un bicho raro, aunque la verdad, ahora eso ya no me importa lo más mínimo.
Tremendo el trabajo que traemos a este "Paseo..." porque de verdad que es un sutil viaje por los sueños del mejor Rock, una joya de Música hecho en un estado de privilegiada gracia, especialmente por el talento de Gary Wright, sensacional músico y compositor que en este trabajo vacía su talento con muchos quilates, y se nota, ¡¡vaya si se nota!!
El Rock que nos emociona, ese golpe a las entrañas pero tratado con una clase abrumadora, su segundo trabajo, este "Spooky Two" donde las composiciones se muestran trabajadas, lo que lleva al grupo a desarrollarlas de manera exquisita, con esos golpes pesados de riff constantes que te caen encima como una losa.
Luther Grosvenor en las guitarras, poderoso, pesado, a golpe de riff y algún que otro solo desgarrador (el de "Evil Woman" es una auténtica barbaridad) que se te mete en las entrañas, genuino, como me gusta sentirlo.
Mike Harrison en los teclados y voces, cantando con el alma, desgañitándose y sirviendo esa emoción que te llega.
Gary Wright en los teclados y voces, el talento compositivo y la clase a la hora de interpretar; suyos son los arreglos de los temas, tremendos, con los teclados envolviendo esa Música pesada y poderosa, brutal.
Mike Kellie y Greg Ridley conforman esa base rítmica que espera cualquier buen grupo de Hard, poderosa, grave y contundente, soportando todo lo que le viene, con constantes patadas en el trasero, monumental.
Ocho canciones que conforman un disco redondo, donde el Rock se te mete por todas partes, especial mención a la demencial y salvaje versión de "Evil Woman", algo para recordar, una auténtica bomba. Contundencia en "Feelin' Bad", con una descarga salvaje de los teclados, o en "Waitin' For The Wind", que abre el disco y te abre las tripas.
"Lost In My Dream" es un viaje a los infiernos, acompañados de ese "Hammond" que te eleva y la voz... fantástica. Preciosa melodía en "Hangman Hang My Shell On A Three", con esos coros y la sección rítmica marcando...
Un disco que es una maravilla para los amantes del buen Rock, duro y pesado, con toques de sutileza que siempre vienen bien, una banda en estado de gracia y una calidad a nivel compositivo realmente tremenda.

Side One:  Waitin' for the wind;  Feelin' bad;  I've got enough heartache;  Evil woman.
Side Two:  Lost in my dream;  That was only yesterday;  Better by you, better than me;  Hangman hang my shee on a three.


viernes, 23 de marzo de 2012

De Vinilos y Otras Glorias CDIX

Una pequeña vuelta de tuerca y nos vamos hacia parajes de praderas y Música bajo el campo, por aquello de hacernos creíbles sobre la falta de fronteras.


Nitty Gritty Dirt Band (Uncle Charlie & His Dog Teddy) 1970


El country rock en su más pura esencia, y en ocasiones el Country en la esencia más pura, esto es lo que nos ofrecen la Nitty Gritty Dirt Band, un grupo exquisito de este tipo de Música que tan bien ha refundido la tradición de la Música más popular en ciertos lugares y países con la esencia del Rock que ha ido evolucionando.
Un grupo mítico, con varias décadas de Música a sus espaldas, momentos más brillantes, especialmente en esta década de los setenta y metidos en algunos años más, que a comienzos de dicha década se marcaban discos como este "Uncle Charlie & His Dog Teddy", todo un tratado de buen Country Rock con temas que deambulan por la más auténtica tradición del country, el bluegrass, rock, pop, aderezado con unas composiciones exquisitas y conjuntos corales tan típicos de este estilo.
A pesar de ser el quinto álbum del grupo, algunos lo consideran (no sin razón) el primero del estilo que les hizo conocidos y reconocibles, tras la disgregación de la banda en el 69, y realmente fue en este álbum donde se confirmaron como excelentes intérpretes de Country Rock y uno de los grupos señeros.
Les Thompson en el bajo, la mandolina, guitarra y voces; Jimmie Fadden como guitarra, armónica y voces; Jeff Hanna a la guitarra, percusión, batería y voces; Jim Ibbotson en las guitarras, piano, batería, percusión, acordeón y voces; John McEuen en el banjo, mandolina, guitarra, acordeón y voces.
Todos excelentes multi instrumentistas, voces solistas con capacidad para hacer coros magníficos y una prolongación en las composiciones casi infinitas por la variedad instrumental de las mismas.
El disco se convierte en una sucesión de canciones creadas por grandes de la Música americana con algunos detalles curiosos, como partes de entrevistas a "Uncle Charlie" en las cuales se escucha en algunos momentos al perro Teddy, y segundos de canción por el personaje, hasta completar las veintitrés canciones que nos dejan una obra de más de cuarenta minutos de buena Música, entrañables momentos y esa sensación del gusto por lo bien hecho que tanto se agradece.
Me encanta el Country Rock, me libera de muchas cosas, y este disco me lleva muy arriba.
La portada, una preciosidad creada como un álbum familiar, con la portada el título y el nombre del grupo rodeando una foto del personaje con el perro, la contraportada él mismo tocando su guitarra y la armónica y en el interior, con el mismo aspecto de álbum familiar, créditos y fotos del grupo.



De Vinilos y Otras Glorias CDVIII

Un grupo muy especial de esos que han hecho lo que ahora hacen demasiados sin mucho sentido, la verdad, pero que para ellos era algo más que Música.


Osibisa (Osibisa) 1971


Tremendo grupo de Música afro creado en Londres por exiliados africanos y caribeños, cuatro componentes del continente negro y tres del caribe, que unieron su manera de entender la Música y los sonidos en una forma de expresión realmente maravillosa y en lo que se refiere a lo ofrecido bastante precursora.
Rock-Pop de raíces, toda la influencia del mundo negro derramada en las composiciones, adaptadas a los instrumentos eléctricos y de percusión, pero con ese toque inconfundible de la Música negra ancestral y primitiva.
Enormes jams instrumentales en solos eternos que nos hacen seguir el ritmo de la vida, la naturaleza, con esos vientos estremecedores, los teclados envolventes y por supuesto las percusiones, rítmicas, constantes, que aplastan y elevan por igual. Quizás la máxima expresión de la unión del África de los primeros sonidos con el Caribe más emotivo, una creencia de la Música universal que viajó a lo largo del tiempo y del espacio.
Creo en la Música sin fronteras, pero como los propios músicos se preocupan de indicar de donde son, no les privo de esta circunstancia, sobre todo porque el carácter de exiliados marca mucho del significado de Osibisa.
Teddy Osei de Ghana en el saxo, flauta, percusión africana y voces.
Sol Amarfio de Ghana en la batería.
Mac Tontoh de Ghana en la trompeta y flugel horn.
Loughty Lasisi Amao de Nigeria en el saxo y congas.
Spartacus R de Granada bajo y percusión.
Wendell Richardson de Antigua, guitarra y voces.
Robert Bailey de Trinidad en los teclados y timbales.
Siete canciones para su primer disco que son una demostración de ritmos salvajes, frenéticos, solos descarnados de los saxos, teclados, algún desmadre guitarrero y sobre todo la percusión como base de todo lo que llega, envuelve, te golpea las tripas y te hace parte de la Música, que nos lleva por un viaje entre continentes a través de los sonidos sin final, porque cada tema parece no terminar,  queda como suspendido en el espacio para seguir hasta el infinito.
Las tres jams de más de siete minutos, "The Dawn", "Ayiko Bia" y "Phallus C" son tremendas demostraciones instrumentales donde los músicos se explayan cuanto quieren, ritmos caribeños y africanos por igual, suaves delicias como "Akwaaba", salvajes cabalgadas "Music For Gong Gong", un poco de talento Pop al uso en "Oranges", quizás la más comercial de todas, y un final apoteósico en clave Rock con esa pieza que lleva hasta lo más alto, mucho de otras cosas conocidas en su composición, "Think About The People".
Un disco para adentrarse en el universo de un grupo que en sus primeras obras dio a conocer muchas cosas, un disco diferente, hipnótico, hecho con pasión.
La portada, una obra maestra de un grande, Roger Dean, al igual que el precioso logo.