domingo, 10 de diciembre de 2017

David


Havin' A Party


The Fever


Poster


De Vinilos y Otras Glorias MCMLXXIV

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


This Picture (A Violent Impression) 1991


La primera obra del grupo inglés This Picture tenía toda la pinta de ser el comienzo de algo grande, y si bien la trayectoria del grupo se quedó en esto y uno más, en lo referente a "A Violent Impression" se puede decir que de algo grande hablamos.
Oscuro y mental, el disco es un tratado de Rock sacado desde abajo para ir arañando el estómago y llegar hasta el cerebro; un producto maravillosamente negro y profético, que si ya con el título hace ver lo que puede ser, te atraviesa sin mesura con el impacto que supone el primer tema, ese "Naked Rain" que no cierra ninguna herida.
Ayudados por la voz como un lamento de Symon Bye, el tono de pesimismo se impregna en la manera de expresar las palabras, un tono crudo y desgarrado, con un descarado estilo que se acerca al Bono más violento cuando clama al cielo lo que no puede ser.
La Música sigue en la línea que marcan las composiciones, incluso en momentos de cierta luz en la oscuridad, como la preciosa "The Great Tree", donde Bye parece cambiar la letanía por el suspiro de alivio, las guitarras se mantienen expectantes aunque las acústicas elevan ese tono para intentar salir, con teclados que cubren todo el espacio.
Tremenda manera de llenar los sentidos, comenzando la década y abrasando por todos lados, jugándose a una carta la apuesta por lo que te lleva a un lugar en el extremo de la cuerda, para tensarla, para provocar que se escuche o se deje de manera inmediata.
Ese es, además de la calidad en sus temas, el gran valor del disco, que no deja lugar a la duda, puedes seguirlo hasta el final con lo que ello supone, zambullirte en ese negro azabache y gozar con ello, o dejarlo en las primeras notas, porque no te van a dar opciones de sonreír.
Si quieres disfrutar con aquello que hace que los sentidos crean en todo lo que no puede ser, "A Violent Impression" es una buena forma de mantenerte despierto, de no ser así, lo mejor es lo de siempre, pasar página y a otra cosa.
Symon Bye voz. Robert Forrester guitarra. Austen Rowley bajo. Duncan Forrester batería.

SIDE 1:  Naked rain;  All I believe in;  The Great Tree;  Step Up;  Death's sweet religion
SIDE 2:  Breathe deeply now;  A Violent Impression;  Still Life;  5.30 AM;  As deep as this one

De Vinilos y Otras Glorias MCMLXXIII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Deacon Blue (Raintown) 1987


Un suceso comercial puede dar mucho de sí, especialmente ayudar a que la cosa (sea la que sea) siga adelante. En el caso de Deacon Blue, el suceso sorprendente de este "Raintown" les empujó a que durante unos años pudieran estar en la escena con una más que fiable dignidad, pero en cuanto a la calidad de su trayectoria como banda este disco fue el principio y lo demás se quedó a años luz del comienzo.
Un disco de Pop Rock, más en el primer sentido que el segundo, que lleva en cada surco todos los mimbres del estilo hecho con clase y calidad, porque lo que no se les puede negar a estos escoceses de Glasgow son las ganas de hacer una obra que represente ese estilo por el que se movían, y eso lo consiguen muy bien.
El disco se convierte (supongo que era la idea dado el título y la temática de los temas) en un homenaje a la ciudad que les vio nacer, un pequeño recorrido por rincones y emociones, tanto sociales como las que provoca vivir en una ciudad en esa época en las Islas.
La voz de Ricky Ross, autor de todas las canciones y letras (salvo ayudas en dos de ellas) va contando estas historias mientras la Música le sigue como acompañamiento, sin alardes, esas melodías que no se meten en complejas composiciones y que buscan el contacto a través de lo que quieren recitar; la voz coral de Lorraine McIntosh abunda en esa manera de recitar, siendo el contrapunto perfecto para lanzar los mensajes.
Por lo demás, el disco funcionó de maravilla porque además de no complicarse mucho con nada, tampoco se desfasa en nada, siempre hablando del estilo de Pop suave y sencillo por el que se mueve. Guitarras de riff suaves, piano que se convierte en el gran protagonista de la función y una sección rítmica que literalmente acompaña y punto.
Para momentos de relajación mental, sin buscar en la Música nada que no sea la caricia a los sentidos sin que disturbe, un disco de escucha.

side 1:  Born in a storm;  Raintown;  Ragman;  He looks like Spencer Tracy now;  Loaded;  When will you
side 2:  Chocolate girl;  Dignity;  The very thing;  Love's great fears;  Town to the blamed

viernes, 8 de diciembre de 2017

De Vinilos y Otras Glorias MCMLXXII

Desde el lugar donde lo prohibido comienza a tener sentido


Hothouse Flowers (Home) 1990


Un pelotazo comercial que les aupó en las listas no le quita (al menos en este caso, porque casi siempre nos vemos en otra) mérito a la calidad de la segunda entrega de Hothouse Flowers, el grupo irlandés de Pop Rock que hacían una Música de alto voltaje.
Lo que no se les puede negar, al margen de todo lo que es en sí su Música, es una energía descomunal durante todo el disco, un ritmo frenético (salvo momentos contados de calma y arrullos) que se contagia, especialmente por el interés de Liam Ó Maonial en ello, que con su voz parece que te empuja en cada canción, y no es fácil hacerlo cuando te puedes esperar el siguiente impulso, pero aún así lo consigue.
Como tantos grupos de Irlanda, cuna de mucho de lo bueno que la Música ha dado, las reminiscencias a lo que son y de donde provienen quedan patentes en sus composiciones, con un sello que es parte de esa manera de hacer el Rock que se estila por allí. En el caso de "Home" los toques al lugar de sus orígenes se sienten desde lo escrito en el pentagrama, y el conjunto de los sonidos se mezclan entre guitarras, vientos y teclados para hacer que la parte de sensibilidad se impregne en uno cuando lo escuchas.
La verdad es que no pesa volver a estos grupos, músicos que surgieron por la necesidad de ir hacia adelante y crear algo ya conocido con las bases de la década que les tocó vivir. Un sonido impecable jalona toda la obra, una exquisita producción que se siente en cada surco del vinilo pero que no lo hace artificial, sino todo lo contrario, te permite disfrutar de cada nota y cada instrumento.
No será, como digo muchas veces, la joya de la corona, pero lo que no se puede negar es que destila sinceridad y ganas, y en su conjunto es un disco que se escucha con facilidad y gusto, no sobra ni un segundo, y eso no se puede decir siempre.
Para seguir disfrutando de esos comienzos después de la oscuridad, "Home" permite un empuje hacia adelante, una bocanada de aire fresco y sobre todo optimismo, porque disfrutar de la Música no puede llevar a algo que no sea eso.
Liam Ó Maonial voz, piano, "Hammond", bodhran. Fiachna Ó Braonáin guitarra, bajo, voces. Peter O'Toole bajo, mandolina, voces. Leo Narnes saxo, "Hammond", voces. Jerry Fehily batería, percusión, voces.

Side One:  Hardstone City;  Give It Up;  Christchurch Bells;  Sweet Marie;  Giving It All Away;  Shut up and listen
Side Two:  I can see clearly now;  Movies;  Eyes wide open;  Water;  Home;  Seoladh na nGamhna